Padre de una de las detenidas en caso publicista afirma que es inocente

12/04/2012 |06:10 p.m.
"Yo fui quien la entregué. Su papá", dijo Héctor Aponte Rivera, quien dijo ser pastor de la iglesia de denominación pentecostal Juan 3:16, en Caguas. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  
Según contó el padre de Leniss, su hija le dijo que ella se encontraba en la madrugada del viernes en la calle Padial, en Caguas, en compañía de otra fémina.

El padre de la joven de 20 años que se entregó esta tarde en la Comandancia de Caguas y que es persona de interés en el caso por asesinato del publicista José Enrique Gómez Saladín, aseguró que su hija no tiene nada que ver con los hechos.

 Aún así, reconoce que él fue quien la entregó a las autoridades estatales, quienes, a su vez, ya la entregaron a sus contrapartes en la esfera federal. La joven fue identificada como Leniss Aponte Aponte. Hoy también se entregó la otra mujer que se vinculaba a los hechos, Alejandra Berríos, alias Nana.

"Yo fui quien la entregué. Su papá", dijo Héctor Aponte Rivera, quien dijo ser pastor de la iglesia de denominación pentecostal Juan 3:16, en Caguas.

Según contó el padre de Leniss, su hija le dijo que ella se encontraba en la madrugada del viernes en la calle Padial, en Caguas, en compañía de otra fémina. El padre alega desconocer su nombre, pero este medio supo que se trataba de Berríos.

Según la versión de Aponte Aponte, conocida como La Prieta, Gómez Saladín llegó en su auto a la calle Padial y le hizo un acercamiento a ella y a Nana.


"Ellas estaban en la calle Padial y él se les acercó a hacerle acercamiento sexuales", dijo el hombre. De ahí, el trío se movió a un punto en San Lorenzo.

"Ahí él les ofreció $20 a mi hija y a la otra muchacha, y no estuvieron de acuerdo", narró Aponte Rivera.

Acto seguido, según su relato, el trío regresó a la calle Padial cuando, por razones que el hombre no precisó, dos hombres entraron en el auto de Gómez Saladín. Estos sujetos han sido identificados preliminarmente por los nombres de Edwin y Rubén.

Según le dijo Aponte Aponte a su padre, el grupo se movió a Guavate. "A ella la dejaron en un lugar", dijo su padre. "Ella dice que no vio nada".

Aponte Rivera dijo desconocer cómo su hija regresó desde Guavate a su residencia en la barriada Morales.

 ¿Por qué entrega a su hija entonces?, se le preguntó.

"Como estaban diciendo, según los comentarios por ahí, que habían matado a esa persona. Que habían quemado el carro y le estaban achacando los casos a ella", dijo el padre.

"Todo lo que estoy hablando es la realidad ante la presencia de Dios", insistió. "Viéndola, en el nombre de Jesús.... Entiendo de que ella no asesinó a nadie ni tiene los actos de asesinar a ninguna persona", afirmó.