Patóloga declara en el juicio por las muertes frente a El Prado

Por Cynthia Lopez Cabán / cynthia.lopez@gfrmedia.com 09/25/2013 |08:46 p.m.
Después de ofrecer detalles sobre los informes de las autopsias, Rodríguez Castillo observó varias fotografías que mostraban sangre y tejido humano en el cristal y el bonete del Toyota Camry.(jose.rodriguez@gfrmedia.com)  
El juicio sigue mañana.

 Las dos mujeres y los cuatro menores de edad que murieron en el accidente ocurrido frente al residencial El Prado, en San Juan, el pasado 1 de febrero, presentaban fracturas, golpes y contusiones compatibles con el impacto de un vehículo que transitaba a exceso de velocidad, concluyó la patóloga forense Rosa Rodríguez Castillo.

La perito también determinó que Laura Vivas Rodríguez, de 73 años; su nieta Raiza Calderón García, de 21; y sus biznietos Laura Montalvo Calderón, de tres; Anthony Saldaña García, de seis; Génesis Saldaña García, de nueve; y Amanda Calderón, de solo cinco meses de nacida, murieron de severo trauma corporal provocado por el contacto con el automóvil.

En la continuación del juicio por jurado que se sigue contra Jonathan Soto Bonilla, acusado por el homicidio negligente de los seis peatones, Rodríguez Castillo ofreció detalles de las lesiones que presentaba cada cuerpo y de las pruebas toxicológicas realizadas a los cadáveres.

A preguntas de la fiscal Jimara Gabriel Maisonet, la patóloga forense explicó que Génesis tenía fracturas en las piernas, la cadera y la cabeza, así como edema cerebral.

Los órganos internos de la niña también recibieron daños y tenía fractura en varias vértebras, precisó Rodríguez Castillo.

"Fue un golpe tan fuerte que le rompió el cordón espinal y la columbra vertebral", afirmó mientras mostraba en un diagrama el lugar de la lesión.

Detalló que las fracturas en la columna vertebral y la ruptura del cordón espinal son factores que demuestran que el vehículo que provocó el accidente iba a velocidad.

En el caso de Amanda, describió abrasiones y contusiones en el brazo izquierdo, la rodilla izquierda y en varios puntos del rostro, así como una fractura craneal.

"Rompió masa encefálica", señaló la patóloga al mencionar los hallazgos en el interior del cuerpo.

Ante el juez Harry Massanet Pastrana, que preside la Sala 1103 del Centro Judicial de San Juan, apuntó que desde el muslo hasta el pie izquierdo se observaba un tinte negruzco, similar a la mancha que deja un neumático, y que la bebé presentaba una hemorragia en los nervios ópticos.

El cuerpo de Anthony también mostraba tinta negra en la pierna derecha.

 Sobre la niña Laura Montalvo, la patóloga indicó que parte de la masa encefálica estaba sobre su cuerpo y que en la misma encontró fragmentos de metal mezclado blanco.

Además, tenía varias vértebras rotas, costillas fracturadas, el cordón espinal quebrado en tres puntos diferentes y laceraciones en el hígado y ambos pulmones.

En el caso de su bisabuela, Laura Rivas, la patóloga identificó una laceración de la aorta y un fractura de la columna vertebral con laceraciones en el cordón espinal.

Raiza, como otras víctimas, tenía abrasiones, contusiones y fracturas en la mano y cadera, entre otras lesiones, dijo Rodríguez Castillo.

Las seis víctimas arrojaron un resultado negativo a sustancias controladas y Vivas Rodríguez reflejó un .03% de alcohol en la sangre.

Después de ofrecer detalles sobre los informes de las autopsias, Rodríguez Castillo observó varias fotografías que mostraban sangre y tejido humano en el cristal y el bonete del Toyota Camry.

Pero cuando trató de establecer que se trataba de masa encefálica, el abogado Federico López Santiago objetó la pregunta.

En una estipulación previa entre el Ministerio Público, representado por Gabriel Maisonet y Lisette Sánchez Vázquez, y la defensa, se estableció que todavía no estaba listo el informe del material genético que se levantó en los dos vehículos involucrados en el accidente.

La fiscal Gabriel Maisonet reformuló la pregunta y la patóloga forense señaló que el cuerpo de Laura fue el único que llegó sin masa encefálica.

El juicio sigue mañana.