Pedro Julio niega que investigación sobre amenazas haya concluido

02/05/2013 |09:17 a.m.
En respuesta a información difundida por la emisora Wapa Radio 680 que apunta a que la pesquisa concluyó y que el pastor Miguel Sánchez Ávila no fue el autor de la amenaza.
Pedro Julio Serrano aclaró esta mañana que las investigaciones sobre las amenazas de muerte que recibió la semana pasada no han concluido. (Archivo)  

El activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano aclaró esta mañana que las investigaciones sobre las amenazas de muerte que recibió la semana pasada no han concluido.

"Las amenazas de muerte son reales y no son montajes. Las investigaciones no han concluido. Tanto la Policía de Nueva York, como la de Puerto Rico tienen expedientes abiertos en torno a esta pesquisa. Se le ha ofrecido toda la información, toda la evidencia y total acceso a mi cuenta de Facebook, tanto a la Policía de Nueva York como a la de Puerto Rico, para que puedan investigar y adjudicar apropiadamente", expresó por escrito el activista gay.

Sus expresiones surgen en respuesta a información difundida por la emisora Wapa Radio 680 que apunta a que la pesquisa concluyó y que el pastor Miguel Sánchez Ávila, del Ministerio de Palabra, Gloria y Poder, no fue el autor de la amenaza que Serrano recibió a través de Facebook.

Asimismo, agregó que espera que las autoridades puedan determinar el origen de las amenazas y que se radiquen cargos criminales por ese delito.

"Reitero: la investigación no ha concluido y se ha presentado y se presentará toda la evidencia necesaria para que se adjudiquen estos hechos", puntualizó a través de un comunicado.

En entrevista con Wapa Radio 680, el sargento Luis Maldonado, de la División de Crímenes Cibernéticos de la Policía, dijo que no podían determinar que Sánchez Ávila, nieto del reconocido pastor Yiye Ávila, fuera el autor de la amenaza ya que no habían podido examinar la cuenta de Serrano debido a que el activista no se había presentado al cuartel.

Aunque viaja con relativa frecuencia a la Isla, Serrano vive en Nueva York, donde también sometió una querella por lo ocurrido y donde las autoridades también investigan las amenazas

"Nosotros, para evitar que se vaya a manipular la información, les decimos a las personas que tienen que venir para nosotros abrir esa cuenta y poder hacer la extracción de la información. Estamos esperando que (el agente) Ferreira vuelva a entrevistarlo. Hay una información que se le solictó, y con esa información se puede continuar esa invetigación", indicó Maldonado.

Asimismo, indicó que no pueden continuar la investigación sin acceso a la cuenta de Facebook de Serrano, donde el activista recibió la amenaza. "Muchas de estas cosas se manipulan con (el programa de manipulación de fotografías digitales) Photo Shop, se puede presentar un fake profile (perfil falso)", indicó.

"No tenemos el ID (identificación) de la cuenta. Hasta que él no se presente a la oficina no podemos hacer la investigación", reiteró.

Cuando el entrevistador le preguntó nuevamente si, con la información que poseen, pueden determinar si fue Sánchez Ávila quien hizo la amenaza, el sargento indicó que "no, no podemos determinar que eso fue así".

 La amenaza fue publicada el martes, 29 de enero en la página de Facebook de Sánchez Ávila, y Serrano la reprodujo en la suya. Leía así, textualmente y con errores: "Cual es tu situacion, porque no te metes a politico, mira egendro del diablo, conmigo no te metas, saca mi nombre de tu sucia boca, o yo mismo lo saco, espero no verte en la callle, porque todas tus plumas saldran volando y quemadas en la hoguera, hijo de satanas".

Aunque ha recibido muchas amenazas por su lucha a favor de la igualdad de derechos para las personas homosexuales, las amenazas más recientes proliferaron a raíz de su participación en el boicot a La Comay, un movimiento a través de las redes sociales que logró la cancelación del programa de chismes SuperXclusivo.

No obstante, las amenazas más fuertes surgieron a raíz de la publicación en la página de Facebook de varios líderes religiosos de un fotomontaje en el que aparecía un mensaje falso, que se le atribuía a Serrano y que contenía fuertes expresiones sobre Jesús, San Judas y San Pedro.

El activista ha reiterado varias veces que no fue el autor de ese mensaje.

Serrano fue blanco de atentados contra su vida en el 1999 y el 2000. A finales del 1999, una o varias personas desconocidas le cortaron los frenos a su carro en Nueva York, mientras que, en el 2000, fue interceptado por cuatro individuos armados en Puerto Rico que le insultaron y le dijeron que lo iban a matar. Serrano relató que, en ese momento, dio reversa rápidamente a su carro y logró escapar.