Peligro de balas al aire siguió latente - VÍDEO

01/02/2013 |
Karina Resto Carrero dijo que sintió un golpe en la parte posterior de la cabeza y cayó al pavimento. Al parecer, una bala la rozó. (sebastian.perez@gfrmedia.com)  
Negligencia, miedo y falta de conciencia son posibles razones de que siga pasando.

Se orientó, se habló, se machacó y se advirtió.

El mensaje de rechazo a disparar indiscriminadamente al aire en esta despedida de año fue claro. Hubo campañas y muchas organizaciones unidas en ese esfuerzo, y aun así, al menos tres personas resultaron heridas por esta práctica ilegal.

Los tres fueron atendidos en la sala de emergencias del Centro Médico de Río Piedras pocos minutos después de que se recibiera el nuevo año, específicamente entre las 12:04 y las 12:08. Los incidentes se registraron en San Germán, Loíza y Trujillo Alto.

Uno de los casos, según el informe de novedades de la Policía, ocurrió a las 12:04 de la madrugada en la PR-393, sector Las Cojobas, de San Germán.

Según alegó Benito Carillo Cancel, de 23 años y residente de ese municipio, mientras se encontraba en su residencia resultó herido de bala en el muslo izquierdo.

Carillo Cancel fue transportado al hospital La Concepción, en San Germán, desde donde fue transferido. Se informó que su condición era estable.

El agente José Acevedo, adscrito a la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales del área de Mayagüez, se hizo cargo de la pesquisa.

Cuatro minutos después, Juan José Cruz Pinet, de 36 años, resultó herido en el rostro por otra bala perdida, mientras caminaba junto a su esposa por la PR-187, en el sector Ayala, en Loíza.

Cruz Pinet fue transportado al Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Canóvanas, donde fue atendido por el médico de turno, quien también lo refirió al Centro Médico en condición estable.

“A este joven lo tiene que ver un cirujano maxilofacial porque esa herida de bala le afectó el ojo derecho y oftalmología lo tiene que evaluar”, sostuvo el director del Centro Médico, Ernesto Torres en una rueda de prensa ayer al mediodía.

También fue herida por una bala perdida Karina Resto Carrero, de 22 años, en la PR-8860, donde ubica la urbanización Estancias del Camino, en Trujillo Alto.


La mujer alegó que sintió un golpe en la parte posterior de la cabeza y cayó al pavimento. Alegadamente, la bala solo la rozó y ayer mismo fue dada de alta.

Mientras, el líder comunitario Roberto Pérez, mejor conocido como “Papo Christian”, quien fue uno de los portavoces en contra de los tiros al aire, dijo tener sentimientos encontrados al conocer sobre los tres heridos.

Por un lado, celebra que nadie murió a manos de “asesinos”, pero por otra parte dijo estar molesto porque la práctica continúa a pesar de las fatalidades que se han reportado a raíz de eso.

“Qué bueno que hasta el momento nadie está muriéndose por una bala perdida, pero qué pena que haya personas heridas y haya asesinos y cobardes por ahí que disparan al aire. No son buenos seres humanos”, indicó el líder en entrevista con este diario.

Afirmó también estar molesto “porque, por más que uno dice, siempre hay dos o tres que no hacen caso. Anoche yo estaba confundido con los petardos, no sabía si eran petardos o balas. Pero por más que se les dijo que no salieran, anoche por mi casa salió una muchacha con un coche de bebé como a las 12:10 de la madrugada”, contó.

Pese a su enojo, Papo Christian insistió en que la campaña en contra de las balas al aire funciona.

Indicó que los casos de heridos han disminuido considerablemente y esta año no se reportaron muertes.

En la despedida de año del 2011 falleció la joven Karla Michelle Negrón Vélez, de 15 años, a causa de una bala perdida.

“Tenemos que unirnos y seguirlo todo el año haciendo estas cosas, llevando el mensaje”, comentó el vecino del residencial Manuel A. Pérez.


Añadió que “un solo herido es mucho. Hay que poner el empeño completo. Esto es a la saciedad. Este año tantas organizaciones llevando el mensaje, y siempre hay gente salvaje y troglodita. Hay que seguir llevando el mensaje porque esto no existía antes”.

Para el sociólogo José Rodríguez, es mucho lo que nos falta para mejorar como país y cambiar “algunas costumbres nefastas”.

“Mucha de la publicidad ha sido efectiva, pero no deja de ser preocupante que con toda la publicidad siga habiendo esta costumbre. Tenemos que seguir, prevenir esto aún más, y que parte del mensaje que se siga recalcando sea que quien lo observe, quien lo escuche o quien sepa que esto está ocurriendo o a punto de ocurrir que lo denuncie sin problema, que llame a la policía de manera anónima por que la cuestión es que si se salva una sola vida, es algo bien importante”, declaró en entrevista separada.

“Tan negligente es quien hace el tiro al aire sin pensar en las consecuencias como quien no lo denuncia”, enfatizó el sociólogo.