Piden paciencia a los conductores cañoneros

Por Maribel Hernández Pérez 11/12/2017 |11:45 p.m.
De violar alguna disposición de ley la multa administrativa es de $50 y si ocasiona el peatón un accidente la multa será de $500. (Archivo)  
Aunque el huracán se llevó las señales de tránsito y apagó los semáforos las leyes siguen vigentes para choferes y peatones.

Una subcultura de conductores pendencieros, que a la cañona -durante el estado de emergencia provocado por el huracán María- imponen en las carreteras su interpretación de la Ley de Tránsito ha quedado en evidencia al quedarse la mayoría de los semáforos sin servicio.

Las redes sociales se han convertido en el principal foro de críticas contra este comportamiento, entre ellas las de conductores que colocan en las antenas de sus vehículos la bandera puertorriqueña como en señal de algún tipo de inmunidad para abrirse el paso en violación de cualquier ley existente.

“Mucha bandera en los carros, pero no les dan paso ni a la madre que los parió”, son algunos de los mensajes etiquetados sobre la falta de cortesía de estos conductores.

Otras quejas también van dirigidas contra aquellos que entran en las intersecciones sin ceder el paso y forman tremendo tapón; y a los que ponen las luces largas afectando la visibilidad del conductor que transita frente a ellos, entre otras infracciones de ley.

Hasta los policías asignados a dar el tránsito en las principales intersecciones han sido víctimas de negligencia tras reportarse, entre el 25 de septiembre y el 30 de octubre, 11 casos de agentes atropellados por conductores en Bayamón, Carolina, Río Piedras y Ponce.

Ante esta situación, director del Negociado de Tránsito de la Policía comandante José I. Rivera Torres, exhortó a la ciudadanía a mantener la paciencia, bien sea conductor o peatón.

“Sabemos que ante la situación del huracán hay grandes congestiones de tránsito en las intersecciones, pero quiero exhortar a la ciudadanía a tener paciencia y a manejar los vehículos de forma responsable y cortés, principalmente, en aquellas intersecciones donde hay agentes del orden público. Es importante que obedezcan las señales de ellos”, expresó el comandante Rivera Torres quien sugirió a los conductores que si tienen prisa “que madruguen”.

En promedio, en la isla hay 416 intersecciones con 807 agentes destacados diariamente contando con el personal del Negociado de Tránsito, los agentes de otras unidades y los Estados Unidos, según el estimado del funcionario.

La responsabilidad es compartida, tanto para conductores como para los peatones, esa es la única manera de sobrevivir a estas intersecciones sin ser víctima de un accidente.

Cuando hay un vehículo detenido cediéndole el paso a un peatón todo conductor que viene en la parte posterior no puede rebasar al otro automóvil.

“Todo conductor tiene que tomar las debidas precauciones para no arrollar a los peatones… especialmente cuando fueran niños ancianos o personas incapacitadas. Tienen que tomarse (las precauciones) independientemente de que el peatón esté haciendo uso incorrecto o ilegal de la vía pública”, sostuvo el comandante.

Según la Ley de Tránsito, entre los deberes de los conductores hacia los peatones cuando no haya semáforos instalados, o no estuvieran en funcionamiento, es ceder el derecho al paso reduciendo la velocidad o parando -de ser necesario- para que pueda cruzar la vía de rodaje.

También recordó que el uso de la bocina no exime de su responsabilidad al conductor si ocurre un accidente.

De otro lado, se establece como regla básica que todo peatón tiene que obedecer las indicaciones de dispositivos que regulan el tránsito, los cuales en la actualidad ya no existen, pero el comandante advirtió que los peatones también tienen que ceder el paso a los vehículos, cruzar por donde está marcada la zona de seguridad o cruce peatonal.

“Si por donde cruzan no hay ninguna zona de seguridad tiene que ceder el paso a los vehículos. Caminar por las aceras y caminar de frente al tránsito lo más pegado posible al área verde. Todo peatón transitara por las aceras mientras sea posible caminara por el borde o paseo izquierdo de la vía pública de frente al tránsito”, observó Rivera Torres. 

A su vez, advirtió que cuando un peatón abandone la vía pública o zona de seguridad para cruzar al otro lado debe hacerlo de una forma responsable y de manera lenta no puede hacerlo a prisa ni de súbito.

De violar alguna disposición de ley la multa administrativa es de $50 y si ocasiona el peatón un accidente la multa será de $500.

Al momento no se poseen estadísticas sobre las multas expedidas durante este período especial ya que los agentes se han concentrado en impartir el tránsito.

Las bicicletas de motor, cuyo uso ha proliferado por el alto costo de gasolina, no pueden transitar por la vía pública al igual que ocurre con los vehículos todoterreno, recordó el oficial, en especial durante la noche.

De otro lado, dijo que impartió instrucciones para que los policías estén atentos y se comuniquen en el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) en caso de que no estén sincronizados los semáforos en áreas que estén ya energizadas.

Regresa a la portada

Tags

Huracán María