Policía Municipal de Caguas vigilará la calle Padial

12/05/2012 | 01:10 p.m.
Aunque es conocido la concentración de actividades de prostitución en la calle Padial, fue el caso del publicista el que logró atraer la atención municipal.

Tras el incidente criminal que culminó con la muerte del publicista José Enrique Gómez Saladín, la Policía Municipal de Caguas comenzó hoy, miércoles, un agresivo plan de vigilancia en la calle Padial.

Según informó el coronel José Caldero, asesor de seguridad del alcalde William Miranda Torres, se ha ordenado una vigilancia fija en la zona para evitar que la clientela logre hacer acercamientos de prostitución a los hombres y mujeres que se ubican en la zona.

“Va a haber vigilancia siempre, fija. Desde ya el comisionado (William Marrero) dio instrucciones de vigilancia fija”, sentenció.

A mediano plazo, entretanto, se buscará lograr el desarrollo propuesto para varias residencias catalogadas como estorbos públicos, explicó.

Aunque es conocido la concentración de actividades de prostitución en la calle Padial, fue el caso del publicista el que logró atraer la atención municipal. Esto se debe a que es el segundo caso de una persona que presuntamente ultiman en medio de transacciones generadas en la zona.

El 14 de noviembre de 2009 Jorge Steven López Mercado, de 19 años, murió asesinado por Antonio Martinez Matos, de 26, luego de recogerlo en dicha calle y contratarlo para un encuentro sexual.

Según confesó el asesino, confundió a López Mercado con una mujer, ya que iba vestido de mujer. Dijo que al enterarse de que el joven era homosexual, lo decapitó, desmembró y luego trató de incendiar el cadáver. El cuerpo apareció en un paraje solitario en el área de Guavate en Cayey.

En el caso de Gómez Saladín, el hombre falleció el pasado viernes en la madrugada a manos de dos parejas. Uno de los maleantes que participó en el asesinato, Edwin Torres, alegó que el publicista solicitó servicios de prostitución a Lenisse Aponte Aponte. Luego, le robaron, lo torturaron y lo mataron en una estructura carcelaria abandonada en el barrio Guavate de Cayey.

 Caldero aclaró que en las estadisticas de la Policía Municipal no se reportan incidentes violentos o de fechorías en la calle Padial, donde suelen pasearse las prostitutas.

“En término de incidencia criminal en el área, allí no tenemos problemas. Allí, no se consume el acto. Allí es que se recogen personas”, comentó en entrevista telefónica.

No obstante, dijo que con la vigilancia buscarán detener la prostitución en la zona.

 Caldero también advirtió que podrían desistir del plan si se concreta un acuerdo con la Policía estatal para lograr el arresto de las personas que allí a acuden a prostituirse. Dijo que, por lo general, son residentes de la barriada Morales de Caguas.

 De hecho, comentó que el pasado viernes en la noche hubo una redada en la zona en la que la Policía logró apresar a prostitutas y clientes. “Lo que pasa es que eso son delitos menos grave y se paga una multa y más nada”, explicó.

Ante esta realidad, el coronel comentó que el municipio tiene en la barriada Morales un programa de rehabilitación en la que proveen ayuda social para evitar la prostitución y la drogadicción.