Posponen sentencia contra "787"

Por Nydia Bauzá / nbauza@primerahora.com 01/17/2014 |01:42 p.m.
Jonathan Soto Bonilla, alias “787”, tuvo la oportunidad de besar a su hijo. (ana.abruna@gfrmedia.com)  
El convicto podría ser condenado a 60 años de cárcel.

Jonathan Soto Bonilla, alias “787”, convicto de manejar de forma temeraria y ocasionar las muertes de cuatro niños y dos adultos frente al residencial El Prado, no fue sentenciado este viernes, luego que el informe técnico social penal sobre el historial del convicto fue presentado esta misma mañana al tribunal.

El juez superior, Harry Massanet, de la sala 1103 del Centro Judicial de San Juan, aplazó el acto de sentencia para el 7 de febrero próximo.

El convicto de 21 años de edad, podría enfrentar una pena de entre 8 años a 60 años de cárcel.

Massanet le concedió 10 días al abogado de defensa, Federico López Santiago, quien solicitó tiempo para discutir el informe pre sentencia con su cliente.

Las fiscales Jimara Gabriel y Lissete Sánchez se opusieron a la posposición de la sentencia argumentando que en este caso el convicto no tiene derecho a sentencia suspendida.

“La pena por obligación de ley es de cárcel”, dijo la fiscal Sánchez, quien añadió que lo que queda sobre la mesa es si el juez dicta las penas en cada uno de los cargos para ser cumplidas de forma consecutiva o concurrentes entre sí.

El juez dijo, sin embargo, que el convicto no representa riesgo de fuga ya que está confinado. “Hay que hacer un balance”, indicó al acceder al pedido del abogado.

López Santiago sostuvo que el informe tenía que rendirse con 10 días de antelación a la sentencia. El letrado alega que el juez no tiene discreción para imponerle penas consecutivas a su cliente porque se trata de un solo hecho con múltiples víctimas.

Según el abogado el lenguaje del nuevo Código Penal establece que cuando aplica el concurso de delito, el convicto tiene que ser sentenciado de forma concurrente, por lo que alega que en este caso la pena debía ser de 8 años de prisión.

Pero, la fiscal Gabriel dijo que cada una de las víctimas “tiene un peso y el derecho de ser recordadas y que sus muertes tengan la justicia que se merecen”.

 
Defensa de Jonathan Soto Bonilla, alias “787” entiende que el nuevo código penal le cierra las puertas a la discreción judicial

Federico López explicó que de aplicar la concurrencia por los delitos y por los hechos del caso, el tribunal tendría que sentenciar a su cliente concurrentemente.


Entretanto, Soto Bonilla tuvo la oportunidad de besar a su pequeño hijo desde el banquillo de los confinados. “Te amo”, le dijo el convicto, quien se encontraba esposado y vestido de preso, a su hijo luego que el juez permitió que el niñito vestido con pantalón largo, chaleco y corbata, saludara de forma breve a su padre.

En octubre pasado, un jurado encontró culpable a Soto Bonilla en seis cargos de homicidio negligente, dos de lesión negligente y uno por posesión de un vehículo hurtado.

 Estaba acusado de conducir un Toyota Camry blanco a exceso de velocidad, de forma negligente y temeraria y arrollar a siete peatones que cruzaban la isleta entre la carretera PR- 181 y la calle Julio Andino, en dirección al caserío, en Río Piedras.

En el accidente perdieron la vida, Laura Vivas Rodríguez, de 73 años, su nieta Raiza Calderón García de 21 años y sus biznietos Laura Montalvo Calderón de 3 años, Anthony Saldaña García de 6 años, Génesis Saldaña García de 9 años y Amanda Calderón, de 10 meses de nacida. Solo hubo una sobreviviente del grupo de peatones, Yaiza Montalvo Calderón, de 5 años.

El juez Massanet sentenció hoy a Soto Bonilla a un año de prisión por otro caso no relacionado a estos hechos. El joven hizo alegación de culpabilidad por un cargo de apropiación ilegal de una pieza de un vehículo a sabiendas de que era robada.