Presentan vídeo en juicio contra hombre que "violó" a universitaria

10/02/2012 |07:55 p.m.
En la foto Eduardo Otero Ortiz junto a Juan Albino, abogados de William Javier Rodríguez. Otero Ortiz planteó -fuera de sala- que la acusación de la joven podría estar motivada por razones económicas, pero no entró en detalles. (jorge.ramirez@gfrmedia.com)  
El guardia de seguridad enfrenta un cargo de agresión sexual, delito que contempla una pena de cárcel de 15 a 25 años.

Entre lágrimas y sollozos, la estudiante estadounidense quien denunció que un guardia de seguridad la violó en la azotea del edificio Ashford Imperial en el Condado, San Juan, relató que William Javier Rodríguez le bajó la ropa interior, luego le colocó una mano en su pecho y con la otra le abrió las piernas.

“Le estaba rogando que parara y él estaba jadeando y haciendo ruidos repugnantes en mi cara”, narró en inglés, mientras la intérprete Ivelisse Hernández traducía sus palabras en la continuación del juicio que se sigue contra Rodríguez en la sala del juez Enrique Arias Maldonado, del Tribunal de San Juan.

El guardia de seguridad enfrenta un cargo de agresión sexual, delito que contempla una pena de cárcel de 15 a 25 años.

Ante un jurado compuesto de siete mujeres y cinco hombres, la estudiante de ingeniería química indicó que el guardia de seguridad la tenía pillada contra un pasamanos y que ella se encontraba en las puntas de los pies durante la alegada agresión sexual.

“(Cuando bajamos) toma mi mano y la pone sobre su hombro y caigo sobre él. No fue un abrazo, fue que perdí el balance”, indicó a preguntas de la fiscal Nilsa Álvarez Montalvo.

Como parte del testimonio de la estudiante de 21 años, el ministerio público compuesto por Álvarez Montalvo y Germaine Báez Fernández presentó varios segmentos de vídeos tomados por las cámaras de seguridad del edificio Ashford Imperial la madrugada del 14 de abril pasado.

Estos vídeos solo presentan los momentos antes y después de la alegada violación.

Desde la etapa de vista preliminar, el equipo de la defensa, compuesto por los abogados Eduardo Otero Ortiz y Juan Albino González, ha asegurado que el vídeo ofrece prueba exculpatoria que demuestra que la muchacha consintió a la relación sexual con su cliente.

En las imágenes presentadas este martes en la tarde por el ministerio público, se observa a Rodríguez colocarse una cuellera antes de que la muchacha regresara al edificio esa madrugada. La joven que parece tambalearse cae al suelo en el área del vestíbulo frente al mostrador donde estaba sentado el hombre.

La testigo acusadora declaró en la víspera que el piso resbalaba, pero en la vista preliminar relató que la caída respondía a los tacos que llevaba esa noche y “porque no era la persona más coordinada". En su testimonio del lunes también indicó que se había tomado un trago de melón con tres "shots".

El vídeo muestra como Rodríguez ayuda a la alumna a levantarse del piso y le coloca la mano sobre la cintura mientras caminan juntos hacia el área de los ascensores.

El vídeo de los ascensores enseña cuando la joven abraza al hombre y ambos abordan un elevador mientras el guardia de seguridad mantiene su mano sobre la cintura de la muchacha.

“Lo abracé. El estaba ayudando porque estaba siendo servicial”, respondió la muchacha a preguntas de la fiscal Álvarez Montalvo.

Otra parte del vídeo, que ocurre después de la alegada violación, muestra a la presunta perjudicada, sonreír y luego fruncir el ceño como con coraje.

En otra escena del vídeo, que se presentó de forma fragmentaba mientras la fiscal Álvarez Montalvo realizaba preguntas a la testigo, también se observa a Rodríguez tomando a la joven por la muñeca mientras cierra el portón.

La joven adulta conversa con el hombre y se aguanta de un pasamanos como para no caer al suelo. Después, ambos bajan las escaleras. El hombre camina al frente, pero luego toma la mano de la muchacha y se la coloca sobre el hombro. Ella parece que pierde el balance y como que cae sobre la espalda del hombre.

En sala, la supuesta víctima observaba los vídeos detenidamente, mientras que el acusado -tranquilo y sin realizar gestos- enfocaba su mirada en la fiscal mientras hacía sus preguntas y luego miraba al vídeo, que se proyectaba en una pared de la sala 1107.

En el primer banco de la sala, los progenitores de la alumna estadounidense observaban el vídeo por primera vez. En ocasiones realizaban comentarios entre ellos. La mamá, que hasta el momento se había mantenido en control, empezó a sollozar luego que se presentaron las imágenes del momento después de la alegada violación.

En su informe inicial, Albino González aseguró que la testigo mintió bajo juramento y que la evidencia que se presentará en ese proceso judicial demostrará que cometió perjurio. En sus palabras iniciales al jurado, también indicó que la alegada víctima y su cliente sostuvieron relaciones sexuales consentidas.

Otero Ortiz planteó -fuera de sala- que la acusación de la joven podría estar motivada por razones económicas, pero no entró en detalles.

El juicio continuará este viernes.