Preso por herir con un tubo a un hombre por el cobro de una deuda

11/14/2012 | 10:53 a.m.
Ángel Pacheco Hernández, no prestó la fianza de $250,000, que le señaló la jueza por lo que fue ingresado en el complejo correccional de Bayamón. (Suministrada)  
Pacheco Hernández, no prestó la fianza de $250,000, que le señaló la jueza por lo que fue ingresado en el complejo correccional de Bayamón.

La jueza Gloria Maynard de la Sala de Investigaciones de San Juan, encontró ayer causa para el arresto de Ángel R. Pacheco Hernández por los delitos de tentativa de asesinato e infracción a tres artículos de la Ley de Armas, por agredir con un tubo a un hombre por el cobro de una deuda y dispararle al propietario del colmado Los Hermanos de Puerto Nuevo el lunes pasado.

A pesar de que Pacheco Hernández, de 21 años, se le imputa haberle disparado al comerciante Francisco Laviera Lebrón, de 62 años, asesinándolo de un disparo en el costado derecho cuando trató de interceder para evitar que el trío de hombres siguiera golpeando a su amigo, no se le radicaron acusaciones por ese delito debido a que la prueba de balística no estaba lista.

Pacheco Hernández, no prestó la fianza de $250,000, que le señaló la jueza por lo que fue ingresado en el complejo correccional de Bayamón. 

Dos versiones surgieron durante la pesquisa que lleva a cabo la División de Homicidios del área de San Juan, una de ellas apuntaba a que el incidente fue motivado por una deuda de $60 por unas piezas de motora y la segunda porque debía $400 que le entregaron mediante un préstamo.

 De acuerdo a la pesquisa todo comenzó mientras Giovanni Seijo Pérez, de 38 años, vecino del residencial Vista Hermosa, de Puerto Nuevo, se encontraba trabajando en el colmado de Laviera Lebrón, donde fue visto por un empleado de un heladero a quien le adeudaba dinero. El empleado le avisó a su patrono y a su hijo los cuales decidieron ir al lugar a confrontarlo.

 Luis L. Aponte López, de 48 años, de Puerto Nuevo, llegó al lugar acompañado por su hijo Luis Gabriel Aponte Chévere, de 22 años, y seguido por su empleado Ángel R. Pacheco Hernández, vecino de Santa Juanita en Bayamón. Éste último armado con un tubo comenzó a increparle a golpes a Seijo Pérez por el dinero, quien recibió heridas abiertas en la cabeza y sobre una ceja.

 Cuando Laviera Lebrón observó la agresión intervino y logró separarlo de Pacheco Hernández quien se montó en su auto. No obstante, al iniciar la marcha desenfundó un arma de fuego con la que le disparó a Laviera Lebrón alcanzándolo en el costado derecho.

 Todavía no se ha determinado si a Aponte Chévere y a su hijo le radicarían cargos.

 El hijo del herido, Eduard Laviera Rodríguez, respondió el fuego disparándole con una pistola Smith & Wesson, calibre .40, para la cual posee licencia. Al ver a su padre herido, con la ayuda de Seijo Pérez, lo montaron en la parte posterior de su guagua marca Toyota Highlander, color blanca, y lo transportaron al Centro Médico de Río Piedras. Posteriormente, el herido fue declarado muerto.

 A Pacheco Hernández, fichado en febrero de este año por infracción a la Ley de Vehículos Hurtados, se le ocupó el arma de fuego utilizada para ultimar al comerciante, la cual fue descrita como un revólver ilegal marca Magnum, calibre .357. También se le ocupó el arma al hijo de la víctima para fines periciales.