Pronto iniciarán dos juicios de pena capital

02/20/2013 |
Los casos contra Lashaun Casey (a la izquierda) y Alexis Candelario reviven el debate sobre cómo se escogen los juicios que podrían dar pie a un veredicto de pena capital. (Archivo)  
Los procesos contra Lashaun Casey y Alexis Candelario Santana podrían comenzar en los próximos días.

El proceso de selección de jurado en dos casos de pena capital que se ventilan en salas del Tribunal Federal de Hato Rey entró esta semana en su recta final.

Una vez se seleccionen los 12 miembros del panel, además de suplentes, para cada uno de los casos, se comenzarían a celebrar los juicios contra Lashaun Casey, un estadounidense de Long Island que enfrenta cargos de asesinato por la muerte de un agente encubierto en el 2005, y Alexis Candelario Santana, el presunto autor intelectual de la Masacre de La Tómbola, en Toa Baja.

Se espera que para hoy, miércoles, en la sala del juez José A. Fusté, quien presidirá el juicio contra Candelario Santana, se convoque el procedimiento de perentorias en que las partes pueden solicitar la revocación de un candidato sin la necesidad de ofrecer una explicación.

Por otro lado, en la sala de la presidenta del Tribunal Federal, Aida Delgado, las perentorias iniciaron hace varios días mientras se escogían grupos de ciudadanos que podrían ser elegibles para el panel.

A este ritmo, ambos procesos podrían comenzar en los próximos días.

Casos controvertidos

Ambos juicios resultan ser sumamente controversiales ante una baja significativa en la cantidad de acusados en el foro federal que podrían enfrentar la máxima pena.

Un editorial del New York Times, por ejemplo, utilizó de ejemplo el caso de Casey para subrayar la arbitrariedad con la cual se certifican los casos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Otros observadores del sistema federal en Puerto Rico también ven más probable que Candelario Santana pudiese enfrentar la máxima sentencia al tratarse de un atentado que dejó un balance de ocho muertes, el fallecimiento de una criatura de ocho meses de gestación y 20 heridos.

Los acusados primero tienen que pasar por un juicio en que las autoridades tendrán que probar más allá de toda duda razonable su culpabilidad.