Rápido el proceso judicial contra menor que incendió salones en San Sebastián

Por Daileen Joan Rodríguez 08/22/2013 |00:00 a.m.
Peter Santiago Pivot de 19 años y otro menor de 15 años de edad, ambos vecinos de la escuela, fueron detenidos por escalamiento e incendio agravado, apropiación ilegal agravada y daños agravados.
El mayor de los detenidos, Peter Santiago Pivot, tendrá su vista el 5 de septiembre. (GFR Media/Olimpo Ramos)  

San Sebastián.- A los jóvenes que confesaron haber incendiado los tres salones de Educación Especial en  la escuela Segunda Unidad Carmelo Serrano Cubano en San Sebastián, les iniciaron pronto su procesamiento judicial, siendo señalada para hoy la vista del menor de 15 años.

En una movida de justicia “fast track” impulsada por la indignación del país y la orden del primer ejecutivo, Alejandro García Padilla, el crimen originado el lunes en la madrugada, tuvo sus sospechosos al día siguiente y al segundo día ya se estaban procesando.

Peter Santiago Pivot de 19 años y otro menor de 15 años de edad, ambos vecinos de la escuela, fueron detenidos por escalamiento e incendio agravado, apropiación ilegal agravada y daños agravados. Luego de la radicación de cargos contra el adulto y someter la faltas al menor el martes en la noche en el Tribunal de Primera Instancia de Aguadilla, ayer miércoles permanecían ingresados en las respectivas poblaciones correccionales. Hoy el proceso judicial comienza para el menor, según confirmó el director del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Aguadilla, capitán Julio C. Pérez. El mayor tendrá su vista el 5 de septiembre.

Ante el caso esclarecido, la directora de la escuela, Sol de Lourdes Ríos Maury, afirmó que comportamientos así deberían ser erradicados. “No podemos tener este tipo de personas en la libre comunidad”.

A preguntas sobre el motivo que pudieron tener los jóvenes para incendiar los salones, la directora manifestó que “lamentablemente en todo el país tenemos familias disfuncionales. Estos niños vienen arrastrando una serie de problemas sociales y trabajamos en la medida que podamos. Pero hay cosas de las que no tenemos control en los hogares (fuera de la escuela)”.

Tiempo de reflexionar

La principal dijo estar satisfecha con la investigación del CIC “porque han dado con los responsables. Es momento de que muchos jóvenes reflexionen y tomen esto como ejemplo, porque tenemos en nuestras manos el camino del bien y el del mal; y la capacidad de discernir por cuál dejamos nuestras huellas. Esto no va a quedar impune”.

Al mencionarle que Peter dijo estar arrepentido, la directora se resumió en estas expresiones: “El arrepentimiento puede ser genuino, lo podemos considerar, pero los daños existen y con arrepentirnos no los remediamos”, expresó dejando sobre la mesa la respuesta de si la comunidad escolar perdonará al “dúo de bambalanes”, como algunos les han apodado ya.

La principal lamentó que en ningún momento los padres o tutores de los jóvenes se han acercado a la escuela para ofrecer disculpas. Tampoco se aventuró a decir que los espera por esos lares. Aparentemente Peter no vivía con sus padres y del otro adolescente, se negó a divulgar información, al tratarse de un menor.

Ayer en la escuela se veía maquinaria removiendo escombros y personal contratado por la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP) limpiando las áreas donde el siniestro dejó cenizas y materiales tóxicos, que provocó amenazas de salud para la comunidad escolar.

Regreso a clases

Ríos Maury dijo que se va a mantener aislada la parte donde hubo el incidente y los estudiantes regresan a clases. Las maestras continuarán ofreciendo los servicios a los 120 estudiantes de Educación Especial en sus salones de clases regulares.

“Vamos a tener seguridad para que los estudiantes no se acerquen a las áreas. Tenemos un plan de acción”, sostuvo.

Rótulos advertían sobre el monitoreo de seguridad las 24 horas, que responden a un sistema de cámaras instalado en la oficina, aunque no en otras partes de la escuela. “El resto de la escuela lo que nos ofreció el secretario (de Educación) es el destaque de un guardia de seguridad”.

“Satisfecha y en pie de lucha”.

Así dijo estar Rios Maury, luego de recibir toda la ayuda que ha llegado para mitigar el daño ocasionado por los dos jóvenes que provocaron el incendio en el plantel. Más, cuando aún no termina la semana.

Todavía puede que haya gente que no sepa que esta escuela queda en el barrio Saltos, sector La Piedra por la carretera 445. Pero de seguro, ahora cuando hablan de la escuela donde quemaron los tres salones de Educación Especial, el país entero dice: Ah! Esa.

“Me siento satisfecha de toda la ayuda que hemos recibido. Por la parte sentimental, triste. Porque estas cosas no deberían ocurrir. Si triste fue ver el edificio incendiándose, más triste fue verlo en la mañana a lo que se redujo todo con la luz de día”.

Rios Maury atendía ayer agentes de seguro quienes confirmaron que estaban en orden las cubiertas. Asimismo, llegaron a la escuela ingenieros de la Guardia Nacional de Puerto Rico para evaluar si requería de la ayuda de la uniformada en la restauración de los salones. Los maestros ponían al día sus documentos, en el silencio de un día sin clases.

Aseguró que hay padres que están colaborando con la administración de la escuela después de lo ocurrido.

Tags

San Sebastiáneducaciónincendioescuela