Reanudan búsqueda de hijo de rescatista ahogado en Luquillo

Por Alex Figueroa Cancel 06/04/2013 | 06:38 a.m.
Nino Correa, explicó que durante la noche se mantuvo una vigilancia por oficiales en vehículos "todo terreno", mientras que voluntarios también se mantuvieron recorriendo el área a pie.
Personal de emergencias médicas intentó revivir a Toledo Vélez y fue llevado a un hospital cercano, donde certificaron que había fallecido. (Archivo)  

Las autoridades reanudan esta mañana la búsqueda del hijo de un rescatista de la Agencia Estatal de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead) que murió ahogado ayer mientras intentaba sacar del agua a sus dos hijos en la playa Costa Azul de Luquillo.

El rescatista, con 16 años de experiencia, fue identificado como Jorge Toledo Vélez, de 46 años de edad. Logró salvar a uno de sus hijos, de 14 años, y luego falleció mientras intentaba sacar al otro menor, de 17 años.

Personal de emergencias médicas intentó revivir a Toledo Vélez y fue llevado a un hospital cercano, donde certificaron que había fallecido. Mientras, el esfuerzo de rescatistas se ha concentrado intentar recuperar el cuerpo del menor de 17 años.

El director de Rescate de Aemead, Nino Correa, explicó que durante la noche se mantuvo una vigilancia por oficiales en vehículos "todo terreno", mientras que voluntarios también se mantuvieron recorriendo el área a pie.

Explicó que la intervención de los buzos se mantuvo hasta las 8:30 de la noche, cuando ya la visibilidad impedía que se continuara con la búsqueda. En la mañana, los helicópteros regresaron al área para retomar el rastreo.

"Desde las 5:50 a.m. tengo tres buzos de Arecibo en el agua", indicó Correa

Según la experiencia con las corrientes en el área, destacó Correa, las personas ahogadas no son arrastradas fuera de la playa Costa Azul.

"Tenemos pescadores y otras personas que conocen el área y nos están ayudando. Confiamos en que pueda estar en dos puntos en específico, en dos esquinas de Costa Azul", dijo Correa.

No espera problemas con las condiciones del clima durante el día, pues la lluvia que anticipaban se alejaron hacia el norte.

Lamentablemente, esa no fue la suerte del día de ayer, cuando ocurrió el incidente. Correa señaló que un mal tiempo repentino alteró las aguas de la playa en momentos en que Toledo Vélez le había dado permiso a sus hijos a caminar por la playa, durante un día familiar, después de haber pedido el día libre en su trabajo.

"Los dos nenes se meten al agua y cuando se metió el mal tiempo, de repente, él ve que el agua los está arrastrando", relató Correa.

 "Entra a sacarlos y los llega a tener a los dos en las manos. Pero, si es difícil sacar a una persona, imagínate sacar a dos, en esas condiciones de oleaje", agregó. "Logró empujar al de 14 años para que la ola lo terminara de llevar a la orilla, pero el otro se le zafó de las manos. Cuando intentó regresar a buscar al otro, el cansancio era demasiado y ahí es que tragó agua".

Correa resaltó las cualidades de Toledo Vélez, quien se dedicaba a organizar actividades de adiestramiento para rescatistas voluntarios.

"Era un cerebro en esas cosas. Era una persona bien dispuesta para hacer lo que fuera. Tenía un grupo para promover voluntarios y la gente lo quería mucho", afirmó.