Registros más rigurosos en cárceles ante alza en entrada de drogas

02/22/2013 |01:06 p.m.
El pasado 15 de febrero se encontró un paquete en la cocina del penal 1072 de Bayamón que resultó en el hallazgo de sustancias controladas de mayor magnitud en meses recientes.

El Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) establecerá registros más rigurosos de todo el personal que entra y sale de las cárceles para enfrentar el continuo trasiego de drogas hacia el interior de las instituciones penales del país.

El designado secretario del DCR, José Negrón Fernández, admitió que las medidaas responden al continuo hallazgo de sustancias controladas como parte de los registros que se realizan en las cárceles desde que entró a la agencia a principios de este año.

"No se puede tapar el cielo con la mano. Está entrando sustancias controladas a los penales y lo que estamos buscando es la manera de evitar que entre", dijo Negrón Fernández en entrevista reciente con este medio.

"Durante las pasadas semanas hemos estado incautando sustancias controladas en esta misma institución (la 1072 de Bayamón)… Han sido cantidades sustanciales", agregó el designado secretario, quien no proveyó cifras específicas de la cantidad de droga que han incautado.

El pasado 15 de febrero se encontró un paquete en la cocina del penal 1072 de Bayamón que resultó en el hallazgo de sustancias controladas de mayor magnitud en meses recientes en una de las cárceles del sistema del DCR. El paquete, que preliminarmente se informó era de cocaína y heroína, tendría un valor en el bajo mundo de entre $60,000 y $70,000.

Después del hallazgo, surgió una amenaza de bomba, que resultó ser falsa, pero provocó el desalojo del personal y traslado de confinados a su celdas en plena hora del desayuno. La sospecha, según Negrón Fernández, es que "la falsa de alarma de bomba era producto de intentar que la sustancia llegara a la población de los confinados".

Mientras continúan con la investigación por este incidente, el titular de Corrección dijo que comenzarán registros más estrictos no sólo a los presos y personas que visitan las instituciones, sino también a los empleados de la agencia y personal de la empresa privada que presta servicios en las cárceles.

"Estamos en el proceso de poner en vigor los planes que hemos identificado de reforzar, no solamente la vigilancia y los registros en la entrada a las instituciones, sino en el perímetro y estamos buscando cómo vamos aumentar los recursos para aumentar los registros de los confinados que entran y salen a citas médicas y tribunales", agregó. "Voy a limpiar las instituciones de las sustancias (controladas) para poder implementar un verdadero modelo de rehabilitación salubrista".

El funcionario aseguró que se han visto mejores resultados en los registros sorpresa por una mejor utilización del personal de seguridad, que a su juicio estaba mal distribuido.

"Ahora, con eso no es suficiente", señaló. "Necesitamos más recursos, más canes, necesitamos más oficiales de custodia, necesito readiestrar a toda la escala supervisora del departamento".

"En ese sentido, el próximo paso es identificar los recursos, específicamente dinero para adquirir más canes. Necesito recursos para en el nuevo año fiscal hacer una academia adicional para traer más agentes de custodia a los penales de Puerto Rico", dijo.

Esfuerzos limitados

Sin embargo, está por verse el impacto que tenga en estos planes el pago de una demanda multimillonaria. El DCR tendrá que dedicar una tajada significativa de sus arcas para cumplir con una determinación del Tribunal Federal que adjudicó una demanda del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos, en la que se reclamaban pagos pendientes a oficiales de custodia.

Negrón Fernández dijo que la deuda ascendería a $34 millones y se pagará en plazos, pero reveló que abogados del Departamento de Justicia se encuentran en negociaciones del acuerdo.

"La contestación es sí (afecta). Estamos hablando de un plan de pago que va a impactar nuestro presupuesto en $8 millones por los próximos tres años fiscales", sostuvo Negrón Fernández. "Si te digo que no, estaría mintiendo. La contestación es que sí (afectará). Pero está de mi parte hacer las gestiones".

"Todavía el acuerdo no está firmado. El pasado secretario (Jesús González) lo dejó negociado. Nosotros estamos tratando de renegociar algunos términos de ese acuerdo. De hecho, estamos en vías de revisar la cuantía que se adeuda, porque preliminarmente entendemos que es menos de los 34 millones (de dólares)", indicó Negrón Fernández. "Estamos a punto de reiniciar la revisión de expedientes de personal para determinar si realmente esa es la cuantía. Una vez se determine, vamos a firmar un plan de pago".

El Secretario designado señaló, además, que la agencia enfrenta otra demanda de "un grupo de seis o siete" empleados que alegan haber sido destituidos injustificadamente. Los demandantes reclaman $4 millones.

A pesar del difícil panorama financiero, Negrón Fernández se mostró confiado en que logrará hacer los ajustes internos y maniobrar desde afuera para conseguir los recursos necesarios. A manera de ejemplo, aseguró que pudo superar en un mes el "déficit proyectado de más de $10 millones que había aquí cuando asumí las riendas del Departamento".

"En este mes, ya tenemos una proyección de un superávit", afirmó Negrón Fernández. "Eso tan solo (se logró) no extendiendo contratos que a mi juicio eran innecesarios, redistribuyendo personal, reduciendo la nómina de los empleados de confianza, utilizando mejor la flota vehicular. Ahora solo cinco empleados tienen vehículos asignados. Antes eran 60. Así que estamos usando mejor los recursos de la agencia".