Reversazo en testimonio de investigador forense en juicio de mucama

Por Cynthia Lopez Cabán / cynthia.lopez@gfrmedia.com 06/21/2013 |06:19 p.m.
José Antonio Figueroa, investigador forense, testificó hoy en corte. (Archivo)  
El juicio contra Aida de los Santos Pineda continuará el próximo lunes.

El investigador forense, José Antonio Figueroa, aclaró este viernes que tanto la camisa de hombre como el pañuelo que se ocuparon en el baño del cuarto del exjuez Carlos Irizarry Yunqué tenían una mancha de sangre cada uno.

En la continuación este viernes del juicio que se sigue contra la empleada doméstica Aida de los Santos Pineda por supuestamente matar a Georgina Ortiz Ortiz en concierto y común acuerdo con otra persona que no ha sido identificada, la fiscal Elba Acevedo Pérez intentó rehabilitar el testimonio del investigador forense, después del contrainterrogatorio del abogado de la defensa, Aarón Fernández Flores.

Previamente en la semana, el investigador forense, que ahora se encuentra retirado, declaró a preguntas del abogado que la camisa estaba ensangrentada y que el pañuelo tenía sangre. No se especificó a quién pertenecían la camisa y el pañuelo.

Hoy, sin embargo, en el juicio que se sigue en la sala 1105 del Tribunal de San Juan, que preside la jueza Eloína Torres Cancel, especificó que la camisa tenía una mancha de sangre que no se podía apreciar en las fotografías que examinó a petición de la fiscal Acevedo Pérez.

 En el caso del pañuelo, observó la mancha de sangre en una fotografía y explicó que la pieza se encontraba "en un gabinete de baño con aparente uso de hamper".

Ante un jurado de 10 mujeres y dos hombres, así como cuatro suplentes, Figueroa señaló que no fotografió el cuchillo en la escena mostrando la huella que la Policía identificó como que pertenece a la acusada porque en el apartamento no tenía las condiciones especiales para realizar ese trabajo, que exige el uso de un lente micro para ampliar la impresión.

El 17 de agosto de 2010 Irizarry Yunqué descubrió el cuerpo de su esposa en el suelo del apartamento que compartían en el condominio Laguna Terrace, en Condado.

Sobre el croquis tridimensional que preparó de la escena del crimen y que a preguntas del abogado respondió que no incluyó en el mismo las manchas de sangre del techo, esta mañana aclaró -a preguntas de la fiscal- que la página del boceto que se le había mostrado no tenía techo.

También apuntó que no había patrones de sangre desde el lugar donde yacía el cuerpo hasta la habitación del exjuez como había respondido en el contrainterrogatorio.

Pero reconoció que había manchas en una pared del pasillo que conduce a la habitación principal, en la pared exterior del primer baño, de este pasillo y en la pared de la sala.

En estas tres áreas, según el testigo, levantó manchas de sangre representativas de esas zonas.

Antes, en su contrainterrogatorio, Fernández Flores, quien representa a la defensa junto a los abogados Lucille Borges Capó, Jesúes Peluyera Santiago y Juan Nevárez García, insistió en la conclusión del investigador forense de que el lugar del crimen no había sido alterado.

"Llegué a esa conclusión basándome en los patrones de sangre", respondió Figueroa.

El primer agente en llegar al apartamento declaró que entendía que la escena había sido alterada por la forma en que estaba el cuerpo de la víctima y el cuchillo, que aparentaba estar en su mano derecha.

Pese a que Figueroa indicó que la escena no había sido alterada, pocos segundos después afirmó que "el cuchillo me llamó la atención".

"¿En vista preliminar dijo que no lo habían plantado?", cuestionó Fernández Flores.

"No me acuerdo", respondió el investigador forense de 67 años.

También indicó que el cuchillo "sugería" que había sido puesto en el lugar.

 Durante el contrainterrogatorio, Figueroa también repasó las fotografías tomadas a "varias" huellas encontradas en el cuchillo. Nunca precisó el número el impresiones, pero mencionó una marca cercana al mango y la otra huella que se supone corresponde a de los Santos.

"Había varios fragmentos de aparente sangre", contestó en otro momento.

Además, reconoció que las huellas cambiaban de color según la iluminación que utilizó para retratarlas el 26 de agosto del 2010 y el 27 de febrero de 2011.

 El juicio sigue el lunes.

Momento jocoso

 En un juicio marcado por los regaños de la jueza, hoy ocurrió un momento jocoso cuando Fernández Flores mostraba las fotografías al investigador forense y al leer el número de un exhibit lo identificó como el "67Ñ de Ñoño".

 Al escuchar este comentario, el jurado y el público presente en sala irrumpieron en risas. El abogado, nervioso, se pasó la mano por la frente, mientras su rostro se tornaba rojo.

Entonces la jueza, que usualmente se mantiene seria, soltó: "ahora la "r" de rojo".

Después del momento de risas, los trabajos en el salón de sesiones continuaron como de costumbre.