Se entrega el asesino de Steven-VÍDEO

01/26/2013 |
Agentes del CIC de Mayagüez escoltan a Roberto Ismael Figueroa Castillo luego de entregarse a las autoridades y confesar que mató a Cruzado Torres.  (Para Primera Hora / Olimpo Ramos)  
El acusado fue fichado y luego ingresado a la cárcel Las Cucharas, en Ponce.

Mayagüez. Se entrega y confiesa el vicioso crimen. Arrepentido, el asesino de Steven Cruzado Torres es acusado formalmente en la Fiscalía de Mayagüez.

Roberto Ismael Figueroa Castillo, de 23 años, se entregó ayer a las autoridades y confesó que mató de cuatro disparos en la espalda a Steven Cruzado Torres, de 24 años, en medio de una discusión por una falta personal en el juego de baloncesto en el que ambos participaban.

Figueroa Castillo, que en el 2010 había sido intervenido por violación a la Ley de Armas e hizo alegación por un delito menos grave, les dijo al fiscal José Criado y al agente José Ruiz, de la Unidad de Homicidios, que el crimen ocurrió luego de una discusión con Cruzado Torres en la que alegó que este último lo increpó con frases soeces y le dio una bofetada.

Sin embargo, los testigos que tienen las autoridades aseguran que cuando Cruzado Torres brincó y puso sus manos para que Figueroa Castillo no metiera la bola en el canasto, hubo un roce físico entre ambos, lo que molestó a este último, provocando que la víctima le dijera: “Chico, eso es jugando. No seas llorón”.

Acto seguido, Figueroa Castillo, que era la tercera ocasión que acudía a esa cancha de baloncesto en el barrio Minillas, en San Germán, fue hasta donde tenía un bulto y sacó un arma de fuego. Ante la mirada de unas 15 personas, le hizo cuatro disparos a Cruzado Torres, que estaba de espaldas.


Luego, abandonó la escena junto a un menor de 10 años que presenció el crimen, hijo de la compañera sentimental con la que convivía en el residencial El Recreo, en San Germán, desde hacía varios meses. Figueroa Castillo dejó al niño y evadió a las autoridades hasta cerca del mediodía del viernes, cuando se entregó en la Fiscalía de Mayagüez.

Al momento de su entrega, Primera Hora preguntó a Figueroa Castillo si estaba arrepentido y este asintió con la cabeza antes de ser intruido por su abogado, Hermes Acevedo Lebrón, a no hacer expresiones a la prensa.

Las autoridades ocuparon en la tarde de ayer el arma con el homicida, luego que Figueroa Castillo le informara dónde la había lanzado luego del crimen.

“Ocupamos el arma, un revólver Smith & Weson calibre 32, con cinco balas disparadas y una mascada en el techo del edificio 18 del residencial El Recreo, de San Germán, donde el sospechoso reside con su compañera sentimental”, dijo el teniente González.

Según el sargento Orlando Acevedo, quien arrestó a Figueroa Castillo, una intervención previa con el acusado ocurrió en lo que se conoce como “el motel sin paredes”, donde Figueroa Castillo se encontraba desnudo dentro de un vehículo con una menor de edad sosteniendo relaciones sexuales y en donde se ocuparon dos armas de fuego.

El teniente Joel González, director de la Unidad de Homicidios, dijo que en la Fiscalía de Mayagüez aparece otro expediente contra Figueroa Castillo por un homicidio negligente mientras alegadamente manejaba en estado de embriaguez, caso por el que se acogió a un programa de desvío.