Sepultan al policía asesinado en Ponce

Por Michelle Estrada Torres / [email protected] 09/15/2017 |05:35 p.m.
Roberto Medina Mariani estaba franco de servicio el lunes, pero al percatarse del asalto tomó su arma de reglamento e intercambió disparos con los asaltantes. (Archivo)  
Rindieron tributo al ponceño de 34 años de edad en el Cementerio La Piedad.

Ponce. El sargento Roberto Medina Mariani, quien fue asesinado la noche del lunes en medio de un asalto al negocio Herold Café en el barrio Magueyes, fue sepultado hoy con todos los honores de la Uniformada en una emotiva ceremonia.

Sus familiares, la alta oficialidad del cuerpo, sus compañeros del Precinto Playa de Ponce y representantes de toda el área policiaca sureña se reunieron en el Cementerio La Piedad para rendirle tributo al ponceño de 34 años de edad. 

Su padre, el teniente retirado Roberto Medina, agradeció la rapidez con que la Policía identificó y arrestó a los sospechosos de matar a su hijo, así como las muestras de apoyo del pueblo. También compartió que le aconsejó a su hijo quedarse en la milicia-perteneció a la Guardia Nacional de Puerto Rico-, pero que no pudo luchar contra su deseo de sumarse a la Policía.

“Lo llevé poco a poco hasta que se me graduó de la Policía. Le enseñé valores, todo lo bueno y lo malo. Estoy bien orgulloso de mi hijo porque murió como un héroe, con las botas puestas, porque de verdad que dio su vida por lo que él juró”, manifestó el padre, quien pidió que “esta muerte no se quede impune”.

Según la Policía, Medina Mariani estaba franco de servicio el lunes, pero al percatarse del asalto tomó su arma de reglamento e intercambió disparos con los asaltantes. El agente falleció en el local, ubicado en la carretera 501. Dos sospechosos serían acusados en la esfera federal por violación al Hobbs Act y un tercero que resultó herido de bala se mantiene bajo custodia policial.

“Fue un joven que desde niño tuvo muchas aspiraciones. Fue un muchacho inteligente que pudo haber hecho lo que quería, pero tenía un héroe, que era su papá y quien era parte de nuestro equipo de trabajo. Ese jovencito quiso ser parte integral de ese grupo y hace seis años Robertito se unió al cuerpo de la Policía de Puerto Rico. Y lo hizo porque tenía un gran sentido de responsabilidad y seriedad, y creía en la justicia”, expresó el agente Burgos, de la División de Relaciones con la Comunidad, quien fungió como maestro de ceremonia del sepelio y tuvo a cargo el mensaje final.

“Era un buen muchacho al que todos apreciábamos mucho. Ofrendó su vida sirviendo a su gente, protegiendo la vida de otros arriesgó la de él mismo. Murió siendo un ejemplo y como un héroe”, agregó Burgos compungido.

Como parte de la ceremonia, se hizo el pase de lista del Precinto Playa de Ponce. Al tercer llamado del nombre de Medina Mariani, una treintena de sus compañeros gritó  “presente, señor” y uno de ellos levantó una foto suya. Se escucharon sollozos en este emotivo momento.

Luego se hicieron tres disparos de salva al aire y un integrante de la Banda de la Policía tocó la melodía Taps en trompeta, como es la costumbre en los funerales de policías y militares.

“Hoy nuestro cuerpo policiaco se encuentra de luto y es por eso que nos reunimos en esta solemne ceremonia para honrar la  memoria de quien en vida fue un gran servidor público. Uno de nuestros héroes, que con valentía dio su vida para salvar la de otros, cumpliendo con el deber”, expresó la superintendente de la Policía, Michelle Hernández.

“La lealtad, integridad y compromiso de este héroe deja huellas en nuestra agencia que marcan la diferencia”, añadió. 

Por su parte, el secretario de Estado y gobernador interino, Luis Rivera Marín, afirmó que “nos vamos a asegurar de hacer justicia para que los puertorriqueños podamos vivir en la paz que merecemos y a la que aspiramos”.

Regresa a la portada