Sinnúmero de huellas en el cuchillo que estaba cerca de Georgina Ortiz

Por Istra Pacheco 06/26/2013 |01:45 p.m.
El juicio continúa en horas de la tarde con una seróloga del Instituto de Ciencias Forenses cuya declaración jurada había solicitado la defensa por entender que su análisis de lo que se encontró en la escena del crimen contenía prueba exculpatoria. (vanessa.serra@gfrmedia.com)  
La información la detalló José Figueroa investigador forense en el juicio contra Aida de los Santos, la mucama de Ortiz e Irizarry Yunqué.

El cuchillo ocupado casi en la mano de Georgina Ortiz Otriz, esposa del ex juez del Tribunal Supremo Carlos Irizarry Yunqué, el día que fue brutalmente asesinada, no tenía sólo dos huellas como se ha dicho hasta el momento, sino que había un sinnúmero de marcas de dedos algunas sobrepuestas.

La información la detalló José Figueroa investigador forense en el juicio contra Aida de los Santos, la mucama de Ortiz e Irizarry Yunqué.

El investigador ya retirado indicó que además de aparente sangre había " tres grupitos" de huellas, pero de esas solo dos aparentaban tener valor para poderlas comparar.

Figueroa indicó además que en el pasillo después del baño "hacia el último cuarto"  -que otros testigos han dicho es el que usaba exclusivamente el ex juez- también había otra mancha de aparente sangre.

El abogado Aarón Fernández  preguntó si no le había llamado la atención "que las plantas de los pies de cadáver estaban llenas de sangre". Pero el testigo no contestó porque la fiscal Elba Acevedo objetó alegando que eso no fue parte de interrogatorio directo y por lo tanto no podía entrar en esos detalles.

El juicio continúa en horas de la tarde con una seróloga del Instituto de Ciencias Forenses cuya declaración jurada había solicitado la defensa por entender que su análisis de lo que se encontró en la escena del crimen contenía prueba exculpatoria.