Sobran los elogios para agente asesinado en intervención

08/16/2012 |
Alberto Rivera Sierra, director de la División de Drogas de Bayamón (vanessa.serra@gfrmedia.com)  
Se supo que uno de los arrestados coopera con la Policía. (Vídeo)

Padre ejemplar. Excelente compañero. Trabajador dedicado. Luchador incansable.

Ayer las palabras para describir al agente Wilfredo Ramos, asesinado el martes en la tarde durante una intervención en un punto de drogas en las parcelas Juan Sánchez, en Bayamón, escasearon entre sus compañeros de trabajo del cuartel Juan Domingo.

Sin embargo, los recuerdos, su sonrisa, su récord laboral, así como su espíritu de lucha, permanecen intactos entre quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo. Simplemente, las palabras no salían.

“Era un policía ejemplar, disciplinado, excelente compañero... como ser humano, extraordinario, y como padre era excelente. Yo creo que no hay palabras para describir a Wilfredo”, indicó el teniente Alberto Rivera Sierra, director de la División de Drogas.

Ramos llevaba 15 años en la Uniformada y 10 en la División de Drogas de Bayamón. Era padre de cuatro y con su actual esposa no había procreado hijos. Tan reciente como hace dos semanas, enfrentó la pérdida de su progenitor.

“Él no se quitaba. Había sufrido pérdidas grandes, pero siempre era positivo a su trabajo”, abundó el oficial.

Según Rivera, la calidad del agente investigador era tal que su inesperada partida es irreparable. “Sufrimos la pérdida de un ser humano extraordinario y su familia pierde un padre, un hermano excelente”, señaló al recordar a Ramos como una persona bien alegre y que se la pasaba haciendo chistes entre sus colegas.

El ambiente ayer en el cuartel de Juan Domingo era sombrío. Los pasillos lucían desolados y en la oficina de la División reinaba el silencio.

Solo se expresaron los oficiales de alto rango. En un principio, algunos de sus compañeros indicaron que había órdenes de no ofrecer expresiones.

Rivera negó dicha directriz pero, aun así, ninguno de los oficiales abordados por Primera Hora quiso ofrecer expresiones sobre la calidad humana de su compañero. Permanecieron cabizbajos, guardando silencio.

No había crespón negro en la puerta del cuartel, pero las banderas ondeaban a media asta, como ordenó el gobernador Luis Fortuño.

El capitán Reinaldo Santiago también compartió con Ramos por apenas unos meses. Aun así, el tiempo no fue impedimento para que conociera de primera mano quién era.

“Las veces que pude conversar con él sabía, por la experiencia que tengo, que era una excelente persona. No tuve que conocerlo por 10 años para llegar a esa conclusión”, expresó Santiago.

El mismo día de los hechos la Policía detuvo a dos hombres en la ribera de un río cercano al área de los hechos y se cree que uno de ellos fue quien disparó contra el agente. No se les ocuparon armas de fuego, pero uno de ellos cargaba con dos peines.

Ayer, una fuente indicó que uno de los arrestados, identificado como Luis R. Rodríguez, cooperaba con la Policía. Este le ofreció a la fiscal Daynelle Álvarez una declaración jurada sobre la secuencia de hechos que culminó con la muerte del agente.

Javier Colón Dávila colaboró en esta historia.