Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Sujeto cumplió amenaza al degollar a su pareja

04/24/2011 |10:50 a.m.
Hipólito Sevilla Sevilla, de 63 años, confesó que el sábado poco después de las 8:00 de la noche degolló a su compañera consensual, Aida Ivette Cruz, de 47 años. (Primera Hora/ Vanessa Serra Díaz)  
El hombre enfrentará cargos por asesinato en primer grado, violencia doméstica y ley de armas.

Hoy, en pleno Día de Pascua de  Resurrección, una familia puertorriqueña volvió a sufrir el dolor de tener que identificar en la morgue a uno de sus seres queridos que murió en las garras de la violencia doméstica. Esta vez le tocó a la familia de Aida Ivette Cruz Ortiz, de 47 años, quien laboraba como secretaria de un hospital de Humacao.

Dos jóvenes hijas de la mujer, acompañadas de familiares, llegaron al Instituto de Ciencias Forenses (ICF) con el caminar pesado por la profunda tristeza. Luego  que su madre fue identificada, ambas salieron ahogadas en llanto, mantuvieron silencio y solicitaron espacio para procesar su tragedia.

La Policía informó que el sábado Aida se encontraba junto con su pareja consensual Hipólito Sevilla Sevilla, un guardia de seguridad de 63 años, en la urbanización donde vive el hijo de éste,  Villa Alegre, en Gurabo.

De acuerdo con la información provista por el sargento Wally Torres, director de Homicidios de Caguas, Sevilla le dijo a su hijo Paul: “Ella me tiene molesto, estoy cansado de sus reclamos, la voy a degollar”. Su hijo intentó disuadirlo, pero no dio resultado.

Poco después de las 8:00 de la noche, Sevilla se montó en su guagua Mitsubishi Montero azul junto con Aida. Trascendió que se suscitó una discusión entre ambos. 

Iban saliendo de la urbanización Villa Alegre, en Gurabo, justo  frente al área donde ubican los buzones de la comunidad, cuando el sexagenario se armó de un cuchillo y degolló a Aida, quien fue su pareja consensual por espacio de un año.

Aida, vecina de las parcelas Punta Santiago, murió degollada y también recibió otras heridas punzantes  en distintas partes del cuerpo.

Sevilla abandonó a Aida moribunda en la guagua y se fue a pie caminando hasta la casa de su hijo.

Allí le contó los hechos. Personal de la Unidad Motorizada de la Uniformada lo puso bajo arresto y pernoctó encarcelado de sábado a domingo.

Familiares de la mujer indicaron a Las Noticias Univisión que ella había denunciado al hombre por abuso. También trascendió que éste la había amenazado.

“Ella dijo que no volvería a estar con él, pero nunca lo dejaba”, dijo una sobrina de la víctima a Las Noticias Univisión.

El Departamento de Justicia informó que el juez Camareno, de la Sala de Investigaciones de San Juan, encontró causa contra el hombre por asesinato en primer grado, Ley de Armas y violencia doméstica.

Le fijó una fianza de $1.3 millones que no fue prestada, por lo que Sevilla fue ingresado a prisión de inmediato. La vista preliminar fue señalada para el 10 de mayo.

Por su parte, la procuradora  de las Mujeres, Wanda Vázquez Garced, declaró que “en estos días, donde esperamos y debemos dedicar todo nuestro esfuerzo, pensamiento y sentir como pueblo a la solemnidad de la Semana Mayor,  vuelve a ser víctima de la desventaja y el machismo irrazonable otra mujer en medio de un incidente de violencia de género... Solicito de la Policía, la fiscalía,   y de los Tribunales,  al analizar la prueba disponible, que apliquen todo el peso de la ley y envíen un mensaje de cero tolerancia”.