Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Tiraera en el caso Lorenzo

Por Javier Colón Dávila / [email protected] 03/08/2016 |07:32 p.m.
La acusación contra Luis Gustavo Rivera Seijo, alias El Manco, descarta la teoría defendida por Somoza sobre las circunstancias en que murió el pequeño. (Archivo)  
Sagardía arremetió contra el extitular de Justicia y Somoza prefirió callar.

El exsecretario de Justicia, Guillermo Somoza, decidió guardar silencio tras presentarse hoy una acusación por el crimen del niño Lorenzo González Cacho basada en argumentos opuestos a los que esbozó cuando dirigió esa dependencia estatal. 

La acusación contra Luis Gustavo Rivera Seijo, alias El Manco, descarta la teoría defendida por Somoza sobre las circunstancias en que murió el niño González Cacho, el 9 de marzo de 2010.

Fueron varias las ocasiones en que Somoza, así como el exjefe de fiscales, Obdulio Meléndez, señalaron a la madre del niño, Ana Cacho, como sospechosa del crimen. También señalaron a tres amigos de la mujer: Arnaldo ‘Naldy’ Colón, Jesús Genaro Camacho y William Marrero como implicados en el asesinato. 

Según dijo esta tarde el secretario de Justicia, César Miranda, todas las teorías que apuntaban a estas personas fueron desmentidas por prueba científica. Sin embargo, evitó evaluar la calidad o efectividad de las pesquisa desarrolladas bajo la administración de Somoza y Meléndez.

“He explicado las teorías y he dicho que hemos hecho la validación. No hemos podido valorar la certezas de esas teorías”, dijo Miranda en alusión a las versiones que en un momento involucraban a Cacho, Camacho, Marrero y Colón en la trágica muerte del menor. 

Cuando se le recordó que fue el propio Estado el que declaró sospechosos del crimen al citado cuarteto, Miranda respondió: “no me puedo responsabilizar por las expresiones de otras personas”. Además, aseguró que no se encontró prueba para acusar a Cacho de negligencia criminal.

Somoza, mientras, rehusó argumentar sobre el polémico caso del crimen de Lorenzo González Cacho, que consternó a todo el país desde la mañana del 9 de marzo de 2010.

“Sé que hubo una conferencia de prensa, pero no la he escuchado. Lo que dije esta mañana, y lo repito, es que por deferencia y respeto al Departamento de Justicia, y por el privilegio de haberlo dirigido, no voy a emitir comentarios”, sostuvo Somoza en entrevista telefónica.

Somoza tampoco emitió comentarios sobre las declaraciones de la jefa de Fiscalía Federal Rosa Emilia Rodríguez, quien dijo que las autoridades federales se alejaron de la pesquisa del caso tras entender que el gobierno local no quería intervención del gobierno estadounidense en la investigación. 

“Hablamos con El Manco y nos dio una confesión. Tratamos de lograr que lo que habíamos tomado se tomara en consideración y eso no prosperó. Hay que preguntarle a los que estaban a cargo del Departamento de Justicia en el 2010. Fraticelli (exjefe del FBI) y yo decidimos no dar más apoyo. No era en aquel momento bienvenido y se suscitó una situación en que había personal de Justicia diciendo que nosotros nos habíamos metido en alguno que no era… se nos dijo que no teníamos que hacer nada ahí”, dijo Rodríguez.

Rodríguez, quien reconoció que el gobierno federal no tenía jurisdicción en este caso, incluso dijo sentirse “frustrada”. Recalcó que brindaron colaboración en las pesquisas estatales, cuando así se lo solicitaron.

“No he escuchado lo que dijo o la interpretación que se le dio. Sería irresponsable de mi parte hablar de eso”, planteó, por su parte, Somoza cuando se le pidió una reacción a las expresiones de Rodríguez. 

Preguntado sobre el mismo asunto, Miranda dijo que no entraría en “procesos mentales y anímicos” de sus predecesores.

Durante la conferencia de prensa de esta tarde, el fiscal general José Capó sí dijo que no es “extraño” en una investigación que unos ángulos no investigados en una primera fase sean revisitados luego. “No es nada fuera de lo común”, subrayó.

De hecho, dijo que tan reciente como finales del 2015 estaba sometiendo prueba al Instituto de Ciencias Forenses para ser examinada. 

Quien sí ha hablado durante los pasados días y no le ha sacado el guante de la cara a Somoza ha sido su predecesor en la jefatura de Justicia, Antonio Sagardía, quien fue abogado de Cacho y siempre sostuvo públicamente que su excliente no sería acusada por la muerte de su hijo.

Según publicó Sagardía en su cuenta de Twitter, Somoza y Meléndez “le mintieron intencionalmente al país”. Opino que no deben quedar impunes y deben ser investigados. El abogado criminalista hizo alusión a los comentarios de ambos sobre la supuesta evidencia que tenían contra Cacho y sus tres amigos.

“Prohibido olvidar a este personaje. Tendrá que explicar muchas cosas sobre la investigación del niño Lorenzo”, comentó Sagardía en otro tuit, acompañado por una foto de Somoza.

Hoy publicó: “gran día para hacerle justicia a Lorenzo” y, finalmente, “que tranquilo estoy. Me comprometí con la verdad contra viento y marea”, agregó.

Regresa a la portada