Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Vecinos describen como "brava" a estilista que disparó contra asaltante

05/12/2011 |03:18 p.m.

"Esa señora es una brava".

Así fue descrita por vecinos Wanda Torres Torres, de 45 años, quien se defendió en un intercambio de disparos de un asaltante a pesar de haber sido herida de bala.

Vecinos de su salón de belleza "Jesucristo es Nuestro Señor" en Caguas, no salían de su asombro de cómo Torres Torres respondió a la agresión y actuó en defensa.

"Es una mujer fierre y de alto carácter. Yo me quedé sorprendido", expresó Javier, un vecino de Torres Torres, quien no quiso divulgar su apellido y dijo haber llevado a la estilista al hospital.

Javier señaló que veía televisión en su apartamento, cerca d ellas 7:30 de la noche de ayer, cuando escuchó varios disparos. Cuando salió, vio en el suelo a Torres Torres.

"Me dijo que tenía una herida, pero se mantuvo tranquila. Los hombres lloran… ella se tapó la herida con la mano y me dijo que la llevara al hospital", comentó Javier. "Yo nunca había visto alguien pararse y caminar así con una herida de bala. Se montó y se bajó del carro caminando. En el camino se mantuvo serena. Sólo me dijo que le llamara al esposo".

Torres Torres fue herida de bala por un individuo cuando cerraba el salón de belleza. Después de recibir un impacto de bala con un arma calibre 45 en el pecho, con entrada y salida, la valiente empresaria sacó un arma para la cual tiene licencia de portación, una Glock modelo 31 calibre 357, y le realizó varios disparos, hiriendo al pillo, quien huyó del lugar.

Todavía la Policía no ha arrestado a nadie, pero se cree que está relacionado con estos hechos Armando González Morales, de 32 años de edad y quien tiene récord criminal. Poco después de que Torres Torres fuera llevada al hospital, González Morales fue llevado a otro hospital de Caguas. Ambos ahora se encuentran custodiados por la Policía en Centro Médico de Río Piedras.

Javier dijo que no vio el carro en el que se escapó, pero sospecha de que el asaltante no andaba solo.

"Herido así no iba poder guiar. Los cristales que hay ahí en la calle (frente al salón de belleza) son del carro en el que se fue. Quizás ello dispararon y ella volvió a defenderse disparándole al carro", apuntó. "Ella sabía lo que hacía. Su esposo le enseñó, si van todos los meses al polígono (de tiro)".

En efecto. El esposo de Torres Torres, el policía retirado José M. Robles, dijo que se encargó de adiestrarla en el manejo de armas de fuego, precisamente temiendo un asalto.

Preocupados en la avenida Degetau

Otros vecinos y comerciantes de la avenida Degetau se mostraron preocupados por un reciente aumento en la incidencia criminal en esa área.

"No la conozco mucho, pero esa señora sí que es una brava", dijo Mario Merced, de la barbería All Star Team, que queda cruzando la calle del establecimiento de Torres Torres.

"Están asaltando mucho por aquí. Se meten en los negocios con pocas personas. Al verla sola, aprovecharon, porque ella atiende por cita. Su esposo siempre viene por las tardes, pero parece que ayer no vino", añadió.

Al igual que Merced, el mecánico Raymond Menéndez, del taller Aguas Buenas Car Care Center, señaló que cerca del salón de belleza de Torres Torres, en los pasados días asaltaron en un establecimiento de celulares Claro, dos barberías y una gomera.

"Es más, anoche mismo (en la urbanización detrás del salón de belleza), asaltaron en una casa", dijo Menéndez, en referencia al área de Boneville. "Cuando estaban los policías investigando (el caso de Torres Torres), vinieron a decirle a los agentes que habían agolpeado a alguien en un asalto".

Por su parte, José Santiago, gerente de la panadería La Borinqueña, recordó que esta misma semana arrestaron a dos individuos cerca de su comercio por haber escalado una residencia en la urbanización Villa del Rey, contigua a la avenida Degetau.

"Se puede decir que ha sido (un área) generalmente tranquilo, pero últimamente han pasado cosas que causan preocupación", sostuvo Santiago.

¿Necesarias las armas para defenderse?

Los comerciantes entrevistados manifestaron opiniones dividas en cuanto a la necesidad de tener armas de fuego en sus establecimientos para defenderse.

"Claro que sí", reaccionó Menéndez. "Mira, si se están metiendo en cada sitio. Yo pienso abrir más tarde".

Justo al lado del salón de belleza, Ilia García, dueña de la tienda Kaowan, dijo que por el área ve "gente rara", pero no cree que "sea buena idea tener un arma. Por lo menos, no si no sabes usarla, porque la pueden usar contra mí".

Mientras, Santiago coincide con García, a pesar de ser "un aficionado de las armas de fuego desde de los 14 años" de edad.

"Es peligroso que (los comerciantes) tengan armas. El riesgo es alto. Es mejor que se lleven lo que se vayan a llevar", opinó Santiago.

En cambio, el barbero Merced dijo que él y sus socios están contemplando la posibilidad ante la proliferación de asaltos.

"De verdad que sí", afirmó. "Están asaltando mucho y en estos negocios siempre hay (dinero en) efectivo y ellos (los pillos) lo saben".