Viuda de José Enrique llama a combatir el crimen como un pueblo unido- VÍDEO

12/08/2012 |
Nadya Ruiz, viuda del publicista, fue la única que habló en nombre de la familia. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  
La viuda llama a los sospechosos “monstruos” y dijo no creer en su versión

“Todos somos José Enrique, todos somos Juan Carlos, todos somos Yexeira, todos somos Karla Michelle, todos somos Lorenzo, todos somos Stefano, todos somos Puerto Rico...”.

Estos nombres son conocidos por todos. Han resonado en la cabeza de cada puertorriqueño, han formado parte de las páginas más recientes de nuestra amarga historia como país y también han estado presentes en nuestros sueños de que un mejor Puerto Rico es posible y necesario.

La tragedia que le ha tocado experimentar a la familia del publicista José Enrique Gómez es una que lamentablemente se repite en nuestra lacerada sociedad cada cierto tiempo en el que una víctima del crimen queda atrapada entre las garras de la violencia.

Por eso, no es de extrañar que en medio del dolor, de fuertes señalamientos y de desgarradoras palabras, la familia del joven asesinado vilmente hace una semana clamara empatía, sensibilidad y acción por parte de un pueblo para que asuma su responsabilidad del trágico momento que atravesamos.

El dolor los hizo también ser fuertes y directos contra los “autores de este horrendo, vil, despiadado y vicioso crimen”.

El tiempo de calidad que compartieron con su amado José Enrique y la calidad de valores que le inculcaron, no les permite darle ni un ápice de veracidad a la versión de los sospechosos que alegan que el publicista acudió a la calle Padial, en Caguas, en busca de favores sexuales.

“Los que conocimos a José Enrique no damos ningún crédito a las declaraciones de estos criminales... Estos monstruos han querido minimizar su delito y justificar estos hechos. Nadie tiene el derecho de arrebatarle la vida a nadie y mucho menos de esta manera”, sostuvo su viuda, Nadya Ruiz, quien fuera la única que hablara en nombre de la familia que no aceptó preguntas de la prensa ante la “fragilidad emocional” que le abate.

Nadya lució serena, aunque en su semblante se reflejaba el calvario emocional que atraviesa. Fueron cinco minutos los que duró la conferencia de prensa, tiempo suficiente para hacer sentir su dolor, indignación, coraje y tristeza.

Una muestra, expresó, de la calidad de ser humano que fuera su esposo es el movimiento de búsqueda que se generó a solo horas que fuera reportado como desaparecido luego que no regresara a su casa al salir de una actividad en el hotel La Concha, en el Condado.

llamado de unión

La ola criminal que vive el país no es responsabilidad exclusiva del Gobierno, sino de cada uno de los que habitamos en esta islita y ese fue, precisamente, uno de los mensajes que quiso hacer llegar Nadya.


“Desde el momento que permitimos que nuestros hijos caminen por el mundo sin rumbo o dirección, desde el momento en que el deseo de tener cosas materiales va por encima de la responsabilidad que acarrea la paternidad... desde ese momento estamos perdidos”, sostuvo la mujer que estuvo acompañada de los padres de su esposo.

Parte de lo que ha provocado el asesinato de José Enrique es varios movimientos unificadores a través de las redes sociales, como Todos somos José Enrique y Los buenos somos más, a los que se han unido reconocidas figuras del patio.

También han surgido varias caminatas u otras iniciativas, como lo es Un abrazo para Puerto Rico... todos somos José Enrique, a través del cual se convoca a las personas a encender hoy una vela y a guardar un minuto de silencio en el caso de Puerto Rico a las 5:30 p.m. en memoria de José Enrique y todas las víctimas de muertes violentas en el país.

La invitación es a que las personas se tomen una foto del momento y la suban en alguna red social.

Mientras, un grupo de amistades del publicista estará realizando una marcha de la cual se ofrecerán más detalles este próximo martes.

“La vida de José Enrique tuvo un propósito en nuestras vidas. Ahora hagamos que su muerte tenga sentido para un país entero”, detalló Nadya, al invitar a las personas a que si quieren unirse a su dolor, lo hagan a través de algunas de las iniciativas que han surgido y tratando de “cada día de ser mejores padres, madres, hermanos y amigos”. 

El agradecimiento por parte de la familia no pudo faltar, tanto por las oraciones, las muestras de solidaridad y por colaborar en la búsqueda. Igualmente, reconocieron la labor de las autoridades.

Por el crimen de José Enrique está ingresado en prisión el cuarteto implicado, a quienes las autoridades han identificado como Rubén Delgado Ortiz, Edwin Torres Osorio, alias “Bebo”; Alejandra Berríos Cotto, alias “Pochi”, y Lenisse Aponte Aponte, alias “Prieta”.

Según la denuncia, los imputados se pusieron de acuerdo, con la intención de causar la muerte y serio daño corporal, tomando el Toyota Matrix de la víctima por fuerza, violencia e intimidación, resultando en la muerte.

Los hechos ocurrieron la madrugada del viernes, 30 de noviembre, tras José Enrique salir de una actividad de trabajo. El cuerpo de José Enrique fue encontrado en Cayey, hasta donde fue llevado por sus verdugos, quienes lo atacaron a golpes y luego lo quemaron.