12 horas de espera para las Ventas del Madrugador en Bayamón

11/22/2012 |11:18 p.m.
Esperan largas horas para ser los primeros en aprovechar las ofertas de la Venta del Madrugador.

A eso de las 10:00 de mañana ya dos amigas, ambas embarazadas,  ocupan los primeros puestos en la fila del Walmart del centro comercial Plaza del Sol, en Bayamón, para así asegurar su acceso rápido a la megatienda y ser los primeros en aprovechar las ofertas de la Venta del Madrugador. 

12 horas después este intrépido dúo, Gina Rodríguez y Jackie Rivera, lucían muy animadas en la fila designada para personas con impedimentos y mujeres en su estado. Ellas forman parte de los cientos de consumidores que -al son de música navideña- formaban desde tempranas horas del día de hoy, jueves, en la fila del susodicho establecimiento

Rodríguez indicó que ya es costumbre para ellas asistir a la venta del madrugador y que más que las ofertas, lo que le gusta, es el ambiente en las horas previas a que abran las puertas.

“Yo vengo porque uno conoce mucha gente y por el vacilón”, dijo la fémina de 23 años, quien destacó la organización y las medidas de seguridad. Rodríguez espera poder comprar una máquina de coser, en cuya transacción se ahorraría unos $60. La máquina, que según dijo, le saldría a la mitad de precio, la usaría para decorar paños de bebé para venderlos. 

Rivera, por su parte, buscaba dos televisores, una bicicleta y un “blue ray”, compras en las esperaba ahorrarse entre $200 y $300. 

En la fila regular, el primero en llegar fue Jesús Cruz Erazo, a las 12:30 de la tarde. “Desayuné pavo y me vine para acá como todos los años”, expresó el bayamonés.

Como otros consumidores entrevistados, Cruz fue tras dos televisores pero, igualmente, buscaba una computadora. Y aunque tenía los “shoppers” en la mano, dijo desconocer cuánto dinero se ahorraría si hacía sus compras otro día. 

El hombre resaltó que este año ha visto un clima más organizado en la fila, debido a la apertura, el pasado 1 de noviembre, del Walmart de Toa Baja, con lo que coincidió un empleado de la tienda que no quiso identificarse.