Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Altísima, pero no tanto, la temperatura

Por Frances Rosario / [email protected] 05/18/2017 |09:37 a.m.
El cambio de la dirección del viento del sureste al este evitaría que la temperatura alcance los 93 grados Fahrenheit, como ocurrió el pasado lunes y martes. (Archivo)  
Un cambio en el viento ayudará a que el calor sea un poco menor que en los pasados días.

Aunque el tiempo continuará caluroso y brumoso, un cambio en la dirección del viento evitará que la temperatura alcance hoy una cifra récord, informó el meteorólogo Ian Colón Pagán, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM).

“El viento comienza a tornarse un poco más del este, que evitaríamos un poco el flujo de viento cálido de las aguas del Caribe”, explicó.

Señaló que el efecto del cambio de la dirección del viento del sureste al este evitaría que la temperatura alcance los 93 grados Fahrenheit, como ocurrió el pasado lunes y martes. Señaló que permanecería en los bajos 80 grados o quizás en 90 grados.

Ayer, de hecho, la temperatura permaneció en 90 grados Fahrenheit en el aeropuerto Luis Muñoz Marín, en Isla Verde, indicó Colón Pagán.

Junto a estas temperaturas cálidas, en la Isla se registra la presencia de particulado de polvo del desierto del Sahara.

“Se puede observar en el satélite que polvo del Sahara todavía se encuentra en nuestra región”, especificó el meteorólogo. 

Asimismo, comentó que “durante la mañana se observarán aguaceros aislados en la mitad este de Puerto Rico, Vieques y Culebra. Son parchos de humedad, nada de un sistema generalizado”.

Ya en la tarde, la combinación del calor diurno y los efectos locales pudieran generar aguaceros en el interior y oeste de la Isla. 

Por otro lado, las condiciones marítimas continúan picadas, especialmente para los bañistas.

El SNM mantiene una alerta para exhortar a las personas a no entrar a las playas de la costa norte y Culebra, pues el riesgo de corrientes submarinas está alto. Estas arrastran a los nadadores hacia mar afuera, lo que aumenta el riesgo de ahogamiento.

Para el resto de las playas, exceptuando el suroeste, hay un riesgo moderado de corrientes submarinas. Los bañistas deben ejercer precaución.

También deben ser precavidos los operadores de pequeñas embarcaciones, pues las olas están hasta seis pies y los vientos hasta 20 nudos.

Regresa a la portada