Alumnos católicos marchan en contra de la violencia contra los menores

02/22/2013 |04:34 p.m.
La superintendente de las Escuelas Católicas, Ana Cortés Crespo, indicó que unas 59 escuelas del área capitalina participaban en la marcha.

Victoria Leandra Hernández, de 16 años y alumna del Colegio La Salle, tiene claro que para disfrutar de un mejor país es necesario construirlo y exigir una mejor calidad de vida para los más indefensos. Por eso la adolescente aportó su granito de arena reclamando el cese de la violencia y el abuso de los menores de edad.

"La Isla del Encanto necesita amor y paz, y los niños son nuestro futuro. Así que, si queremos ver un Puerto Rico mejor, debemos crear un Puerto Rico mejor", expresó la estudiante de undécimo grado antes de participar en la tercera Marcha contra el Maltrato

Infantil y la Violencia.

La marcha, que partió este viernes en la mañana del parque Luis Muñoz Rivera en Puerta de Tierra, San Juan, culminó varias horas después en la plazoleta norte del Capitolio. Este evento fue organizado por la Superintendencia de las Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan.

La superintendente de las Escuelas Católicas, Ana Cortés Crespo, indicó que unas 59 escuelas del área capitalina participaban en la marcha, una iniciativa que tuvo su primera edición en el 2011.

"El propósito es concientizar a estas personas para que cesen el maltrato. Esto fue una iniciativa mía viendo la gran cantidad de incidentes de abuso. Me reuní con un grupo de maestros y directores y decidimos hacer una marcha", indicó Cortés Crespo.

Camila López, de 14 años y alumna del Colegio San Jorge, hizo hincapié en las marcas, tanto emocionales como físicas, que deja el maltrato en la niñez.

"Los niños son el futuro. Si tú marcas un niño con maltrato, el niño nunca va a brillar y nunca va a ser lo que quiso ser", indicó la adolescente estudiante de octavo grado.

Inalvis Larraza, de 13 años y del Colegio San Jorge, indicó que es imperativo crear conciencia sobre el problema del matrato, especialmente en las personas adultas, para romper el "ciclo del maltrato" porque los menores aprenden lo que observan y viven

en sus hogares.

"Marcar a un niño y darle no está bien porque, lo que tú veas en tu casa, es lo que va a hacer ese niño en el futuro con sus hijos y su familia", dijo Larraza, también estudiante de octavo grado.

 El arzobispo de San Juan, monseñor Roberto González Nieves, acompañó a los jóvenes en la marcha y ofreció un mensaje en la plazoleta norte del Capitolio.