Alzan vuelo a EE.UU. los riñones “premium”

Por María de los Milagros Colón 07/06/2017 |09:00 a.m.
A pesar de que en el caso de los riñones, muchos de gran calidad salen de Puerto Rico, estadísticas demuestran que la mayoría son trasplantados a pacientes en la Isla. (Archivo)  
Regulación federal cambió el proceso de prioridad para asignar los órganos, mientras nuestra lista de espera es inmensa.

En la actualidad, en Puerto Rico hay 510 pacientes en lista de espera para recibir un riñón, el órgano de mayor demanda en la isla, pero en los pasados dos años se han exportado cerca de 65 de ellos “de máxima calidad” a otras jurisdicciones de Estados Unidos.

Para el cirujano Juan Del Río, del Centro de Trasplantes del Hospital Auxilio Mutuo, la cantidad de “65 riñones en dos años es brutal. Es entre el 20% y el 30% de los riñones que pudimos haber trasplantado aquí. Sabiendo que tenemos tantos pacientes en lista de espera, alguno de ellos no va a llegar a trasplantarse y eso se correlaciona con un aumento en la mortalidad en la lista de espera”.

Esta situación, la exportación de riñones, se agudizó en el 2014 cuando la agencia federal que regula y administra todo lo relacionado a la recuperación y trasplante de órganos en Estados Unidos, llamada United Network for Organ Sharing (UNOS), cambió las métricas que establecen quién tiene prioridad a la hora asignar un riñón.

En una conversación con Primera Hora, Del Río explicó que a diferencia de otros órganos -como el hígado, para el que solo hace falta que el donante y el recipiente tengan el mismo tipo sanguíneo-, en el caso del riñón se mezclan células de ambas personas para evaluar la reacción y, por tanto, las posibilidades de que el paciente rechace el órgano. 

Esto provoca que haya pacientes que esperan años por un riñón, porque han desarrollado demasiados anticuerpos que -a su vez- provocan una reacción agresiva. Es a este grupo de recipientes al que se buscó beneficiar con la modificación. Antes, se establecía la prioridad por regiones, no a nivel nacional.

 “Nosotros hemos recibido nueve riñones de allí, pero la diferencia es que los de aquí yo los puedo poner en seis horas y van funcionar mucho mejor que recibir uno de Luisiana y me llegue con 30 horas. No es lo mismo”, argumentó el cirujano.

“En la mayoría de los centros de Estados Unidos”, continuó, “el flujo (de entrada y salida de riñones) ha salido equilibrado, pero a Puerto Rico nos ha dañado muchísimo. Se nos han llevado la gran mayoría de los riñones de gran calidad en los últimos dos años”.

Del Río destacó, además, que el riesgo de trasplantar los mejores órganos a la gente con más anticuerpos, es que muchos de ellos los perderán porque desarrollarán mayor rechazo. Ante esto, el centro ha estado recuperando data para continuar tocando puertas en UNOS y modificar una vez más esas normas de distribución de riñones.

La situación para los recipientes boricuas se agrava ante este panorama, ya que provoca un aumento en los costos del procedimiento y se exponen a recibir un riñón de menor calidad.

“Cuando no hay tantos órganos de calidad empiezas a abrir la mano en órganos de peor calidad y entonces vas usando órganos que, al final, tardan más en empezar a funcionar, consumen más recursos, etcétera. Todo eso tiene un costo económico que para los pacientes es muy elevado“, aseguró el cirujano.

Sin embargo, esto no significa que los riñones que se exportan son la mayoría. 

Las estadísticas más recientes del Registro Científico de Recipientes de Trasplantes (SRTR, por sus siglas en inglés), indican que del 1 de julio de 2015 al 30 de junio de 2016, en Puerto Rico se trasplantaron 89 riñones y salieron otros 45, siendo el Cleveland Clinic Florida en Weston el centro más beneficiado con seis órganos recibidos. 

Esta situación no se repite de manera tan marcada en otros órganos donde la distribución es más balanceada.

Del Río también subrayó la necesidad de promover la donación y el registro de futuros donantes.

En Puerto Rico hay dos centros de trasplantes. 

En el del Hospital Auxilio Mutuo existen programas para trasplantes de riñón, riñón-páncreas y de hígado. El último se estrenó en 2014 y hace apenas unas semanas alcanzaron 200 trasplantes con un 94.5% de sobrevivencia el primer año, número comparable a los mejores centros en Estados Unidos.

También está el Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe con su programa de trasplante de corazón.

Regresa a la portada