Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Apelativo revoca dos sentencias

04/10/2007 |

EL TRIBUNAL Apelativo revocó las sentencias de dos de los policías acusados de agredir a un grupo de personas durante una fiesta de cumpleaños en Loíza en junio de 2001.

El panel integrado por los jueces Germán Brau Ramírez, Ismael Colón Birriel y Zaida “Cucusa” Hernández revocó las sentencias impuestas por el Tribunal de Primera Instancia de Carolina a los ex miembros de la Fuerza de Choque Luis Rivera Gómez y Warner O. Barahona Gaetán.

En 2004, ambos fueron sentenciados a seis años en probatoria por violaciones a la Ley de Armas y agresión agravada. A su vez, el Apelativo confirmó las sentencias de los policías Miguel Rodríguez Benabe y Emanuel Ojeda Carrión por los mismos hechos.

Barahona -quien era el supervisor- y Rivera Gómez no salieron en el vídeo notorio que mostraba a los policías golpeando a los asistentes de la fiesta. Rosa Ward Cid, abogada de Barahona, explicó, además, que el proceso de identificación fue incorrecto porque se usaron sus fotografías cuando ellos estaban disponibles para ser identificados.

“... No hubo, ni en los testimonios ni en la evidencia documental, prueba suficiente para implicar a Barahona Gaetán y Rivera Gómez como los agresores”, lee la resolución del Tribunal Apelativo.

Los hechos se remontan al 17 de junio de 2001 durante un cumpleaños en el centro vacacional de la Unión Independiente Auténtica (UIA). Una pelea violenta provocó que la administradora del local llamara a la Policía y se movilizó a la Fuerza de Choque de Carolina. Un vídeo casero mostró a los agentes golpeando con sus macanas a los asistentes. El Frente Unido de Policías Organizados (FUPO) alega que el vídeo fue editado y que no muestra la cronología correcta de los hechos.

Otros dos policías acusados, Javier Hernández Vélez y Luis E. Rivera Rojas, salieron absueltos en el caso.

El presidente de la FUPO, David Figueroa, sostuvo que espera que el superintendente Pedro Toledo reinstale a Barahona y Rivera Gómez, que fueron expulsados de la Uniformada.

“Siempre estuvimos claros que fuimos a hacer el trabajo de policía. Hicimos lo que nos tocaba. Me apena que dos compañeros no salieron absueltos, pero todavía hay más foros como el Tribunal Supremo”, dijo Barahona.