Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Carpinteras rompen con los estereotipos para reconstruir a Puerto Rico

Por Rosa Escribano 03/07/2018 |11:45 p.m.
Para ambas es importante no solo colaborar en la reconstrucción de Puerto Rico, sino también inspirar a otras mujeres a seguir su profesión. ([email protected])  
Se miden de tú a tú con los hombres.

La carpintería representa para ellas una gran pasión. Pero también, el vehículo para ayudar a levantar comunidades y a encaminar a otras mujeres a superarse.

Desde su primera visita a Puerto Rico a principios de febrero, un grupo de carpinteras provenientes de Nueva York se ha dado a la tarea de trabajar voluntariamente en la reconstrucción de varios sectores del país, como en Gurabo y San Juan, movidas por la devastación del huracán María el pasado septiembre. 

Lideradas por María Klemperer-Johnson, quien tiene la escuela de carpintería Hammerstone: School Carpentry for Women, en el estado neoyorquino, uno de esos espacios escogidos para poner manos a la obra ha sido el centro educativo YWCA en San Juan. La antigua estructura de dos niveles, cuya misión es acoger público femenino para ofrecer talleres de bienestar y autoayuda, no se libró del azote de María. Algunas paredes colapsaron y parte del suelo del balcón cedió. Aunque el trabajo de reconstrucción demorará meses, por lo pronto voluntarias del grupo de mujeres carpinteras accedió a ayudar en la reparación de puertas y ventanas. 

“Ahora mismo hay mucho qué hacer en la reconstrucción”, reconoce Julie Kitson mientras hace una pausa con el taladro al trabajar el marco de una puerta. De paso, reflexiona que “uno ve en las noticias (en Estados Unidos) la destrucción de la Isla, pero no es lo mismo verlo en persona”.       

Aun en pleno siglo 21, ejercer su profesión no ha sido fácil. Desde el principio, el discrimen proveniente de sectores machistas ha formado parte de su entorno laboral. “De donde vengo, que es Nueva York, es bien difícil para una mujer. Lo más retante para mí y sé que para el resto de las mujeres que estamos aquí fue el primer paso para ese primer trabajo. Una vez se abre esa primera puerta, pues es más llevadero porque la experiencia te ayuda. Pero aun así, hay mucho discrimen en el camino para seguir adelante”, lamenta la madre de dos adolescentes.

 
Carpinteras rompen con los estereotipos para reconstruir a Puerto Rico

 

Pero no hay obstáculo ni comentario negativo que la aparte de su amor por la carpintería. “Es una gran profesión y una manera de hacer buen dinero. Es bonito ver todo lo que produces con tus propias manos. Te hace sentir bien contigo porque una vez tienes las herramientas y sabes cómo construir una casa, realmente puedes hacer muchas tareas de las que estás acostumbrada a que hagan los hombres que te rodean”.

Del mismo modo, Melissa Galliher, quien también ejerce como pintora, ha experimentado el rechazo y las críticas en su profesión. “Se torna más complicado porque se nos exige mucho más que a un hombre. Me ha tocado demostrar que mis habilidades están a otro nivel para lograr credibilidad. Eso se torna común en este campo”, resalta la madre de un varón, de quien se ha separado por primera vez para realizar este viaje de trabajo voluntario.   

Para ambas es importante no solo colaborar en la reconstrucción de Puerto Rico, sino también inspirar a otras mujeres a seguir su profesión o, simplemente, impartir conocimientos para que puedan resolver los problemas de construcción que enfrentan hoy día a cinco meses del huracán. Además, Julie reflexiona que “en el diario vivir las casas requieren mantenimiento, así que darles a las mujeres las herramientas y el conocimiento sobre cómo hacerlo realmente empodera a las mujeres mucho, y lo hemos visto en nuestra propia comunidad”. Precisamente, ayer brindarían en la YWCA un taller básico de carpintería, de tres horas de duración, dirigido a mujeres y niñas, iniciativa de la que se mostró muy agradecida la presidenta de la Junta de Directores del centro, Juanita Valentín Morris. 

Por otro lado, Melissa, quien se confesó conmovida por “las constantes muestras de agradecimiento y el afecto y amabilidad” de la gente boricua, es enfática en agradecer el apoyo de la comunidad y los donativos que logran a través de la plataforma GoFundMe para costear los gastos de cada viaje y los materiales para la reconstrucción en Puerto Rico. “Hay cientos de personas que han hecho que esto pase. Ninguna de nosotras pudiéramos estar aquí sin toda la gente que ha contribuido con dinero para poder separar un tiempo para venir a trabajar acá”.  

El grupo regresará este fin de semana a Nueva York, pero los planes son volver a Puerto Rico en abril y en mayo. “Nos gustaría seguir regresando aquí y enseñar más talleres”, puntualizó Julie.

Regresa a la portada