Chofer borracho mata a dos personas

07/05/2011 |
Tras rebasar una luz roja en el semáforo de la PR-2 en Mayagüez.

Mayagüez. Un conductor borracho encara dos casos de homicidio negligente.

Agentes de la División de Transito de Mayagüez, en unión con el fiscal Estéean Miranda, investigan un caso en que se alega que un conductor ebrio, con licencia de conducir vencida y marbete alterado, impactó a un hombre y a una mujer que viajaban en la noche del pasado domingo en una motora tras rebasar una luz roja en el semáforo de la PR-2 y avenida Duscombe.

La investigación preliminar del fiscal Miranda y el agente José Álvarez Martínez, que trabajaron la escena poco después de las 10:00 p.m., arrojó que José A. Castillo Montes, de 41 años, del residencial Candelaria, viajaba de sur a norte por la PR-2 y cruzó el carril del solo para entrar a la avenida Duscombe.

“Venía bajo los efectos de bebidas embriagantes, no tomó las debidas precauciones, no se detiene e impacta la motora Honda 1995 que conducía de Mayagüez a Hormigueros Sammy Turpeau Martínez, de 38 años, vecino de Ponce, quien falleció en el acto”, dijo el fiscal.

El informe de la Oficina de Prensa identificó a la pasajera de la motora como Amy Orosema Gómez, de 38 años, quien fue estabilizada en el Centro Médico de Mayagüez y enviada en ambulancia aérea al Centro de Traumas de Río Piedras, donde falleció horas después.

“Esta persona podría encarar dos violaciones al Artículo 109 del Código Penal de Puerto Rico, homicidio negligente en segundo grado, con penas desde ocho años y un día hasta 15 años, en cada caso, y no tiene derecho a probatoria ni ningún tipo de programa de desvío, ni sentencia suspendida, ni trabajo comunitario”, informó Miranda.

Según el fiscal, Castillo Montes arrojó .19% de alcohol en la sangre, por lo que ordenó ocupar tanto el vehículo Mazda 626, modelo 1989, como la motora, para fines de peritaje.

“Este señor estaba en completo estado de embriaguez; yo tuve la oportunidad de verlo en el cuartel. No hay más testigos en la escena. La motora se incendió y su conductor quedó prácticamente destrozado’’, añadió el fiscal Miranda.

Adelantó que oportunamente citará el caso para levantar expediente y radicar los cargos correspondientes una vez tenga las certificaciones de muerte del Instituto de Ciencias Forenses.