Los alrededores del hoyo en la calle Esmeralda han sido cubiertos por vallas para la seguridad de los residentes, niños y mascotas. (PARA EL NORTE / ALVIN J. BÁEZ)  
El municipio está a cargo de arreglar el hueco de la urbanización, aunque Nacar Development fue quien construyó las propiedades y la tubería pluvial.

Los vecinos de Cielo Dorado en Vega Alta esperan con ansias la solución para un hueco de más de 6 pies que gana espacio, profundidad y es una amenaza durante inundaciones.


Este boquete ubicado en la calle Esmeralda, fue ocasionado por una avería de tubería pluvial, también bloquea el tráfico de autos y es una inquietud para la comunidad porque puede ser peligroso para niños y mascotas.

De hecho, dicha preocupación fue recogida en una carta dirigida a Nacar Development (desarrolladores de Cielo Dorado) y aún esperan por la respuesta.

Según los abogados, se tendrá que demandar a Nacar Development para que se le reclame daños ya que aún ellos son los propietarios de las facilidades y muros de la urbanización.

Sin embargo, el municipio de Vega Alta también está involucrado ya que dicha administración adquirió las calles de la urbanización en el 2010.

En otras palabras, el municipio está a cargo de arreglar el boquete de la urbanización aunque Nacar Development fue quien construyó las propiedades y la tubería pluvial que ahora mismo está averiada. Por esto surge la demanda a la compañía, además de que el municipio no cuenta con el dinero para sufragar gastos.

Al momento, según los vecinos, el municipio de Vega Alta, es el único que ha dado cara en este asunto.

Lo primero que se hizo fue llamar a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) “porque dio a pensar de que se trataba de una filtración de agua, ya que por allí pasan cercanas tuberías de agua potable y sanitarias”, aseguró la directora de Obras Públicas Municipales, Yolanda Rodríguez, sobre el proceso que continúo con la introducción de un sistema de cámaras perteneciente a la AAA y que comprobó que se trataba de una avería en la tubería pluvial (corrugada en plástico). Es por esto que AAA no tiene nada que ver con los posibles fallos en la construcción y habría que incluir como parte de los demandantes contra Nacar Development.

Del caso, que la actual administración municipal de Vega Alta tuvo que indagar sobre su intervención, Rodríguez agregó: “Por cada vez que llueve, la situación empeora, porque el agua que pasa y entra en el hueco abre más espacio. Comenzamos a indagar, obviamente, cuando se consiguen los planos, algo que ocasionó preocupación es que la tuberías pluviales están pasando por debajo de las propiedades y regularmente esas tuberías tiene que tener una servidumbre de paso (espacio particular para poder darle el mantenimiento) y entiendo que si vas a cambiar tubería tienes que abrir e impactar propiedades privadas”.

Este asunto ha creado dudas entre los más afectados.

“El municipio primero dijo que iba a hacer algo y luego dijo otra cosa, pero no ha hecho nada, hasta el momento han dado cara pero no en definitivo qué van a hacer”, exclamó Juan Luis Ríos, vecino de la calle Rubí, a quien le preocupa que las inundaciones afecten una servidumbre de electricidad al pasarle alguna corriente de agua.

En este caso, ¿qué tipo de responsabilidad tiene el municipio?

“Según los dos abogados que representan respectivamente a la comunidad y al municipio, coinciden en que la inherencia del municipio es servir de ayuda para hacer una serie de procesos, entre ellos legales, para que los vecinos logren arreglar. Y, obviamente, ayudarlos a mitigar cuando se trabajen en las calles ir el equipo de nosotros, ayudarlos y vaciar las calles. Ahora mismo, los residentes aceptaron que se les proveería unas vallas (barricada) para colocarla alrededor del hueco por seguridad, aseguró Rodríguez.

Aunque el municipio acepta que le corresponde resolver, el detalle de las tuberías que pasan por la propiedad privada complica este caso legal y gubernamentalmente. 

“El municipio arregla la calle, las aceras y el asfalto, pero entendemos que esto es algo mayor que entendemos fue negligencia porque la tierra cedió”, dijo Rodríguez del asunto. 


Regresa a la portada