Comunidad de 100 familias se beneficiará de agua potable en Salinas

10/02/2012 |05:39 p.m.
Luego de 12 años de luchas y espera el inicio de los trabajos para dotar a ese sector del servicio de agua potable.

Un grupo de cien familias de la comunidad Villa Esperanza del municipio de Salinas,  vieron hoy luego de 12 años de luchas y espera el inicio de los trabajos para dotar a ese sector del servicio de agua potable.

El alcalde Carlos Rodríguez Mateo dijo que “con este proyecto que iniciamos hoy para dotar a Villa Esperanza de agua potable le hacemos justicia a los salinenses que por décadas permanecieron en el olvido por muchas administraciones de gobierno”. }

De acuerdo a Rodríguez Mateo, “esta es una comunidad de gran valor para nuestro pueblo, porque está conformada por descendientes de los obreros del mar, de los pescadores de la Playa y la Playita que humildemente se han ido levantando con mucho esfuerzo y mucho sacrificio, venciendo muchas veces la burocracia de los gobiernos”.

“Nosotros hicimos un compromiso con esta comunidad de, primero, garantizar la permanencia de sus residencias en este litoral otorgándoles los títulos de propiedad y, segundo, ayudándoles a dotar a su comunidad con los servicios básicos a los que tiene derecho cualquier ciudadano”, manitestó.

Además, adelantó que “ya estamos trabajando con la otorgación de los títulos, por otro lado estuvimos trabajando durante este cuatrienio para la instalación del servicio eléctrico, lo que ya es una realidad. Estos residentes ya disfrutan del servicio eléctrico y hoy, comenzamos los trabajos para asegurarnos de que cuenten con agua segura para cada uno de los residentes”.

El director de operaciones de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) en la región de Guayama, Francisco Ortiz, explicó que el proyecto requirió una inversión de 160 mil dólares y se realizará en dos fases, por lo que se espera que en un mes se haya concluido la primera, que impactará a cien familias. 

No obstante, en diciembre se completarán los trabajos de la segunda fase, que permitirá una toma de agua para cada uno de los 200 solares segregados en la finca.