Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Conoce a Carmen Pantoja, la primera astrónoma boricua

Por Istra Pacheco 04/28/2014 |00:00 a.m.
Actualmente ofrece clases en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.
Carmen Pantoja culminó su doctorado en la Universidad de Oklahoma. (Para Primera Hora / Alberto Bartolomei)  

No es un secreto que en los departamentos de ciencias de las universidades alrededor del mundo hay más varones que mujeres. Afortunadamente, este fenómeno ha ido cambiando poco a poco y una de las que ha roto barreras ha sido Carmen Pantoja, la primera mujer puertorriqueña, aunque no la única, en convertirse en astrónoma.

Aunque esboza una sonrisa tímida cuando se hace mención de ello, no es menos cierto que más adelante habla de su profesión con la misma alegría y pasión que el personaje de Carrie Bradshow hablaría de zapatos y moda en la serie “Sex and the City”.

La doctora, que actualmente ofrece clases en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, dijo que su interés era por las ciencias en general y no tenía en su panorama que acabaría dedicándose a estudiar las estrellas.

“En la escuela siempre me interesaban las ciencias. Cuando entré a la Universidad de Puerto Rico creía que iba a estudiar biología. Pero en mi primer año tenía un profesor de física  muy activo que hacía muchos experimentos y me fascinó eso, así que rápidamente, desde ese primer año, me cambié a física”, recordó. 

Una vez dio ese giro, conoció al reconocido doctor  Daniel Altschuler, un uruguayo que llegó a dirigir el Observatorio de Arecibo. En uno de sus laboratorios, el científico habló de unos cursos de verano para estudiantes y Carmen se interesó, solicitó y la eligieron. 

“Pasé (ese) verano en el observatorio en Tucson, Arizona y allí trabajé en un proyecto acerca de cometas  y eso para mí fue una experiencia maravillosa. Estar ahí, trabajar con los telescopios. Era fascinante. Cuando regresé dije: ‘yo quiero  ser astrónoma’”, expresó.

Dicho y hecho. Siguió ese rumbo y culminó su doctorado en la Universidad  de Oklahoma. Su trabajo para completar el grado relacionado con las galaxias y cómo están distribuidas en el universo, lo hizo precisamente en el radiotelescopio de Arecibo.

“Es una  cosa que los estudiantes tienen que tener en mente: que busquen y tengan diferentes experiencias, como programas de verano para descubrir qué es lo que más les gusta porque lo más importante, si te interesa la ciencia, es la oportunidad de tratar diferentes cosas para descubrir lo que más te gusta  para hacer de eso tu trabajo y tu labor de vida”, recomendó.

Lo que más le gusta del campo de las ciencias es la oportunidad de hacer preguntas y  explorar áreas que la gente aun no tiene cerca las respuestas.  Eso le da “un sentimiento y una pasión de exploración que es difícil de explicar, pero que es lo que nos motiva”.

En su caso la pregunta guía es: cómo es el Universo y cuál es ese lugar de nosotros de vida en ese Universo.

De la misma forma, saber si hay vida en alguna de las demás galaxias es otra pregunta que ella igual que muchos otros de científicos trabajan para tratar de descubrirlo.

“Hoy en día son preguntas que todo el mundo se hace  y precisamente son las preguntas profundas, filosóficas, que cambiarían nuestra percepción de nosotros y del mundo… hay muchos científicos que piensan y están buscando la respuesta  de diferentes formas”, indicó.

Así que mientras ayuda a poner su granito de arena en la búsqueda de respuestas, también Carmen está consciente de que es un modelo a seguir y que su misión es ser mentora “para que las estudiantes  vean que son carreras posibles que hay esas oportunidades”.

¿Abrirse un espacio en este campo fue difícil para usted? 

Pues  un poco. Tienes que armarte de valor y en ciertas situaciones seguir adelante. Quizás eres la única. Yo creo que hay momento  en que uno se da cuenta de que los números de mujeres son pocas, pero si estás trabajando y haciendo lo que te gusta, no estás pensando en eso. Yo creo que con el tiempo con estar las muchachas viendo que hay otras oportunidades que vean otras astrónomas trabajando es la forma en la que se supere esa barrera.

 
Celebran el Día del Sol

Dan talleres y conferencias acerca del universo