Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Convencido Alexis Massol de que Puerto Rico triunfará en la defensa de sus aguas y tierras

09/05/2011 |05:29 p.m.
Alexis y, su hijo, Arturo fueron arrestados el sábado durante una manifestación que se llevó frente a la Casa Blanca, en Washington D.C.

Haber perdido su  libertad por  varias  horas fue un proceso difícil para el  ambientalista  y fundador de Casa Pueblo de Adjuntas,  Alexis Massol.

Pero fue durante ese proceso que  descubrió lo fortalecido que  está espiritualmente para enfrentar y vencer la adversidad. Y, aún más, regresó  convencido de que Puerto Rico va a triunfar  en la defensa de sus aguas, su tierra y su gente.

Alexis y, su hijo, Arturo fueron arrestados  el sábado durante una manifestación que se llevó frente a la Casa Blanca, en Washington D.C., en  solidaridad  con los pueblos indígenas que podrían verse perjudicados  por la construcción de un oleoducto que transcurrirá desde Canadá hasta la frontera de   Texas con México.

Fue allí donde el dúo apoyo al pueblo estadounidense y   denunció la “amenaza”  latente del desarrollo del  gasoducto del norte o el proyecto Vía Verde, como le ha denominado el Gobierno.

“Nuestra agenda de trabajo está fuerte, quedó consolidada allá con nuestra gestión. Ha sido un pequeño sacrificio comparado con lo que el pueblo de Puerto Rico tiene que enfrentar”, apuntó Arturo a su llegada a Puerto Rico hoy al mediodía  junto con su progenitor.

“Sabemos que Puerto Rico va a triunfar  en este momento difícil, en esta definición de la defensa de nuestras aguas, nuestra tierra y nuestra gente”,  agregó un emocionado Alexis, quien fue  recibido por un grupo de  fieles en la lucha ambiental, como Alberto de Jesús, mejor conocido como “Tito Kayak”.

Fueron varias las banderas de Puerto Rico que se desplegaron durante su arribo, así como mensajes  en contra del Gasoducto. Arturo llevaba en su mano un pequeño letrero que decía: “NO al Gasoducto, NO a Keystone” con la monoestrellada.

Watch live streaming video from primerahora at livestream.com

El inicio de una alianza

Para Arturo, con su participación en la mencionada manifestación, como representantes de Puerto Rico, se  crea una alianza entre el  pueblo norteamericano y el pueblo puertorriqueño en la lucha por defender sus recursos naturales.

“Ya comenzamos a sentir los mismos dolores y los mismos padecimientos, que tiene que ver con lo que está pasando en el plantea tierra, que es buscar alternativas energéticas renovables y hay que dejar atrás los combustibles fósiles”, indicó. 

Ambos coincidieron en que es momento de que el pueblo  no se  limite a la queja y la denuncia y haga lo que tiene qué hacer por defender lo suyo.  “El pueblo está emplazado. Le toca ahora al pueblo decidir qué va a hacer. Creo que las comunidades y el pueblo en su totalidad está emplazado  a, en su creatividad,  realizar actividad que detengan esta amenaza”, sostuvo Arturo.

Queda camino

Los ambientalistas explicaron  que el proceso de permisología  no ha culminado, pues aún  falta la otorgación  del  Cuerpo de Ingenieros. 

Ante de que se recorra ese trayecto que falta confían en que  el proyecto sea detenido y que no pase ni una pulgada de ese gasoducto.    Por lo menos, dijo Arturo, el permiso  del pueblo le  fue denegado al Gobierno. 

“El permiso más importante de este proyecto fue denegado el 1 de mayo ante 30 mil personas en el pueblo de Adjuntas, así que no cuentan con el permiso principal que es el del pueblo  de Puerto Rico.  Ya quedó descartado en el pueblo este proyecto”, apuntó.

“Esta batalla la vamos a ganar  como sea. La ganaremos a través del conocimiento, de la técnica, de las ciencias, pero la ganaremos también si es necesario en la calle”, agregó Arturo, quien en esta ocasión fue el  que le dio fuerzas a su papá.

Sin embargo, antes de la  desobediencia civil, agotarán todos los mecanismos y posibilidades para detener su desarrollo. “Todavía vamos en dos rutas, la  ruta de la parte técnica y científica que continúa hasta el último momento, pero también paralelamente va un pueblo ya listo para hacer su autodefensa para que las próximas generaciones tengan dónde vivir”,  expresó Alexis,  quien en el 2002 ganó el Premio Goldman, considerado el Nobel Ambiental.