Crece la prole de “El Chuchin”

11/27/2010 |

La vida reproductiva del senador Antonio Soto, “el Chuchin”, todavía no ha cesado, a juzgar por los dos nuevos bebés del sexagenario legislador.

Según fuentes de Primera Hora, uno nació hace poco y el otro verá la luz del mundo en febrero próximo.

Ninguna de las madres de los bebés es la esposa de Soto, casado hace más de 30 años.

“¡Aleluya! Se me están aproximando los que yo quiero porque yo dije que quería 12 hijos”, expresó el senador del Partido Nuevo Progresista (PNP) cuando se le confrontó con la información.

Pero si usted va a reconocer su paternidad, de todas maneras se va a saber. ¿Por qué no lo acepta ahora?

Vamos a esperar a que llegue esa maternidad a ver si se corrobora.

Más que tratar de negar el dato, el Chuchin prefirió no confirmarlo ni admitirlo, pero sí insistió en conocer quién había ofrecido la información.

“Si hay dos muchachos por ahí, bueno, yo no sé. Tú sabes que la gente comenta lo que es verdad y lo que no es verdad y ahí en el Capitolio está el inepto botao. Yo no sé cómo la gente ha votado por ellos”, manifestó sobre algunos de sus compañeros legislativos.

Una de las teorías del político que asegura tener facultades espiritistas es que “a alguien le dio envidia cuando me vio en primera plana”.

El senador se refirió a su fotografía en Primera Hora, donde figuró como el chef de un pavo en fricasé.

“Hay personas y senadores que no hacen nada más que escuchar una tontería y como no tienen calle y principios al ratito están con el bochinche. No aprenden que hay que ser un senador intrínseco”, señaló al referirse a “dos o tres”.

Aunque destacó a algunos senadores “genuinos”, dijo que hay otros ineptos “que no guardan secreto”.

Mientras su interés en conocer el origen de los datos en ocasiones insinuaba la veracidad de la información, Soto insistió en que ni lo negaba ni lo confirmaba.

“El que te lo dijo fue a la escuela a copiarse y por eso se ha quedado mediocre”, declaró al insistir en conocer quién ofreció la información.

Dentro del grupo de senadores, sólo tres, según Soto, pudieron haber dicho algo sobre su nueva prole.

“Ahí hay una envidia terrible. De tres senadores pudo haber salido. De donde único sale un bochinche es de ahí. Ningún representante va a sentir celos de que yo haya salido en primera plana”, insistió. “Yo les saco los ojos a todos”, declaró sin explicar a qué se refería.

Esos “chismes” que salen del Senado son de los que “no aprenden” porque “tanta doctrina que da Rivera Schatz”.

“Son tres que son unos bochincheros que lo que se habla en el caucus van y lo soplan. Ya están acostumbrados a eso y, aunque baje Dios y se lo diga, le faltan el respeto a Dios. Yo sé quiénes son”, repitió.

Más molesto por quién difundió la información que por el contenido, el senador no dijo que utilizaría sus supuestas facultades para identificar al soplón, pero admitió que le hará “un brujo para que estrelle el carro contra un palo”.

La posible paternidad de Soto no sería la primera que enfrenta el senador desde que lleva una vida pública.

Hace unos meses un hijo suyo, quien guardaba la única foto que tenía junto a su padre al cumplir un año, se reencontró con el legislador en un programa radial. Una prueba de ADN confirmó la paternidad.

En ese momento, el Chuchin aseguró que nunca se había olvidado de él y que le pedía a Dios poder dar con su paradero.

Con dos nuevos bebés los descendientes de Soto sumarían nueve.

¿Por tener dos embarazadas fue que su esposa se quería divorciar?

La mujer mía no se divorcia de mí ni yo de ella.