Crisis de técnicos sociopenales en el área de San Juan

Por Cynthia Lopez Cabán / cynthia.lopez@gfrmedia.com 08/21/2013 |12:33 p.m.
Esta falta de personal ha provocado atrasos y aplazamientos en las vistas que se celebran en el principal centro judicial del país.

En el Tribunal de San Juan escasean los técnicos de servicio sociopenal, denunciaron a este medio varios fiscales y abogados.

Esta falta de personal ha provocado atrasos y aplazamientos en las vistas que se celebran en el principal centro judicial del país.

Los técnicos sociopenales, que forman parte del Departamento de Corrección y Rehabilitación, elaboran los informes presentencia que los jueces utilizan como guía a la hora de sentenciar a un convicto.

También supervisan a las personas que cumplen su pena mediante el privilegio de la sentencia suspendida, entre otras tareas.

Un fiscal, que pidió que su nombre no se divulgara para evitar represalias, indicó que las Reglas de Procedimiento Criminal establecen que el informe presentencia se debe elaborar en un máximo de 45 días, pero por la falta de técnicos el proceso se está extendiendo más de 90 días.

El déficit de empleados ha provocado que los supervisores ayuden en la elaboración de los informes y se presenten a sala para las vistas de seguimiento, señalaron varios abogados, que conversaron con este medio bajo la condición de anonimato.

Una fuente de este medio con conocimiento de la situación precisó que en el Programa de Comunidad de San Juan solo quedan 10 técnicos de servicio sociopenal de unos 40 que había hace una década.

La merma en técnicos responde a dos situaciones: el retiro de empleados y el destaque de técnicos a trabajar en una iniciativa federal.

El año pasado, por ejemplo, el Departamento de Corrección y Rehabilitación, designó a cuatro para a trabajar con el Departamento de Justicia federal como parte del acuerdo de colaboración, que inició el exgobernador Luis Fortuño y que continuó su sucesor Alejandro García Padilla.

A esta pérdida, se suman el retiro de dos técnicos en junio pasado y el traslado a Vega Alta de otros dos el pasado 12 de agosto.

La fuente explicó "que en la medida que el trabajo se hace se ha pospuesto el proceso de reclutamiento de personal nuevo".

Pero aseguró que se necesitan más de 20 técnicos para poder cumplir con la carga de trabajo.

La fuente subrayó que actualmente cada técnico tiene un promedio de 70 "clientes" que sirven sus sentencias en probatoria. Eso significa que ese técnico tiene a su cargo la supervisión directa de estas personas y que tiene que acudir al Tribunal de San Juan para las vistas de seguimiento de dichos caso.

A esa tarea, se suma la preparación los informes presentencia, de los informes de la Junta de Libertad bajo Palabra y de los informes de clemencia ejecutiva.

El informe presentencia, en específico, requiere que el técnico realice una investigación amplia que incluye múltiples entrevistas, visitas de campo, lectura del expediente y otras gestiones para verificar y cotejar los antecedentes de la persona que busca beneficiarse del beneficio de la sentencia suspendida.

Este medio se comunicó con el Departamento de Corrección y Rehabilitación para solicitar una reacción y estadísticas del problema, pero al momento no ha recibido respuesta.