Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Cruz Roja asiste a vecinos de Los Naranjos tras paso de Irma

Por Femmy Irizarry Álvarez 09/09/2017 |00:00 a.m.
José Negrón y su esposa María Bermúdez lograron salvar sus cositas porque amarraron su techo de zinc con alambres y resistió. ([email protected])  
Más de 24 familias de la comunidad de Vega Baja fueron asistidas.

Vega Baja. Juan Maldonado miraba impotente el miércoles en la noche cómo los fuertes vientos del huracán Irma se llevaban su casa en la comunidad Los Naranjos en Vega Baja.

También observó cómo el techo de zinc del apartamento de sus vecinos Enyol Rolón y Omar García se levantaba como una alfombra.


Ayer ambas familias recibieron ayuda de emergencia de la Cruz Roja de Puerto Rico, que incluyó dinero.

Al final del día más de 24 familias fueron asistidas.

“Esto fue horrible. Un desastre. Yo vi cuando se levantaba todo ese techo completo (el de sus vecinos). Yo le avisé a ellos. Vi cuando se levantó completo, desde arriba; parecía una alfombra. El mío también, lo estaba mirando desde lejos, cómo se iba en cantos”, dijo el hombre que pasó la emergencia en casa de su hermano que vive al lado.

“Yo perdí casi todo... Logré sacar par de cositas pero casi todo se perdió”, explicó mientras mostraba cómo quedó destrozada su casa.  La estructura solo tenía el baño en cemento.

“Me quedé aquí pendiente a las poquitas cosas que uno tiene... No, uno no puede hacer nada, (es para) tratar de salvar alguito”, sostuvo Maldonado al mencionar que pudo sacar “ropa y una camita”.

Otros que pasaron el susto de su vida fueron Rolón y García. La pareja también recibió artículos de aseo personal y de limpieza para la casa.

El apartamento perdió todo el zinc, aunque un familiar ya había logrado cubrir nuevamente buena parte del techo.

“Cuando veo el zinc que ya está alzándose, sale mi mamá y nos fuimos para casa del vecino”, explicó García.

En un principio no se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo porque el techo de zinc, a su vez tenía gypsum board que lo cubría.

 
Cruz Roja visita a Vega Baja tras el paso de Irma


García confesó que la próxima vez se va a un refugio, porque en esta ocasión no lo quiso considerar.

En el caso de José Negrón y su esposa María Bermúdez, su casa no sufrió daños mayores pero “el azote fue bastante grande”.

Pudo amarrar bien el techo de zinc con alambres y resistió los vientos. Gracias a que no siguió lloviendo, el agua no subió como en otras ocasiones cuando esa comunidad se inunda. Él se quedó en la casa y su esposa en casa de una hija.

Ayer, en la comunidad, había aguas negras que se mezclaban con las lluvias del día.

Doña María aprovechó para denunciar que dentro de su casa la presencia de mosquitos es insoportable. También denunciaron que hace más de 40 años no tienen servicio de agua y que el caño cercano nunca ha sido canalizado.  Los vecinos tampoco tienen títulos de propiedad.

Otro residente, Esteban Maldonado Cruz, dijo a Primera Hora que aprovechó ayer la presencia del alcalde en la zona, Marcos Cruz para reclamarle que antes de la emergencia nadie llegó hasta allí.

 Aseguró que en campaña le prometieron tener “títulos de propiedad, limpieza del caño y el agua propia”. Pero, nada de eso se ha cumplido.

Precisamente, el alcalde también estuvo ayer en el Club de Leones, donde abrieron un Centro de Operaciones para atender las necesidades de los ciudadanos afectados por Irma.

 Asimismo se reunió con personal de la Cruz Roja de Puerto Rico para delinear cómo los primeros darían ayuda de emergencia a los necesitados. 

Evelyn Rivera, líder de la zona 2 de la Cruz Roja Americana, que incluye a Vega Baja, indicó que a los vecinos de Naranjo le dieron ayuda financiera para que puedan comprar ropa y alimentos. El máximo es un cheque de $125 por persona. 

 “También le dimos un kit de aseo personal, de limpieza para la casa y una frisa”, agregó al mencionar que también se ayuda a los que perdieron sus medicamentos.

Regresa a la portada