Decenas acuden a Fiesta de Reyes de La Fortaleza

01/06/2013 | 01:41 p.m.
Niños entregaron sus dibujos de los Tres Reyes Magos para poder obtener un regalo.

Caguas - La entrada del Jardín Botánico de esta ciudad lucía hoy, domingo, diferente. Un enorme pino de madera cubierto por dibujos de los Tres Reyes Magos se levantaba justo en el medio para darles la bienvenida a las cientos de personas que pasaron el día en la tradicional fiesta que organiza La Fortaleza con motivo de esta efeméride.

Los dibujos que adornaban la estructura fueron llevados por los niños que asistieron a la actividad, como parte de los requisitos que estableció el gobierno de Alejandro García Padilla para que se les entregaran regalos.

En la estructura, se divisaban obras en madera, pesebres de cartón adornados con hierba, dibujos con instrumentos musicales pegados en ellos, y alguno que otro diseño intercalado con fotos del día de la toma de posesión de García Padilla.

Fabián Espada, de 3 años, llegó a media mañana junto a su madre, Vanessa Guzmán, con su dibujo en la mano. Sonriente, extendió su mano hacia el personal encargado de recoger las piezas, y de inmediato entró al parque recreativo, donde les obsequiarían con bolas de baloncesto, voleibol o balompié, así como material educativo, entre otras cosas.

"Es una idea súper buena, porque les enseña a los niños que no todo es gratis", comentó Guzmán sobre la nueva iniciativa de requerirles a los niños un dibujo a cambio del regalo.

Contrario a otros años en que la fiesta del Día de Reyes del primer ejecutivo se caracteriza por lo empujones, los gritos y el desorden, en esta ocasión la organización y la calma prevaleció de principio a fin.

La actividad se celebró simultáneamente en Caguas, Jayuya, San Sebastián y Hormigueros, y según García Padilla, a eso del mediodía, alrededor de un millón de personas había participado del evento.

"La experiencia del día no es regalos, sino el compartir en familia y renovar ese empeño de las tradiciones puertorriqueñas, en este caso, el Día de Reyes", subrayó el gobernador quien llegó en compañía de su esposa, Wilma Pastrana, y sus tres hijos Ana Patricia, Juan Pablo y Diego Alejandro.


Quienes acudieron al Jardín Botánico de Caguas tuvieron oportunidad de ver un espectáculo musical de géneros variados, entre los que figuró el merengue y la trova, y además, se divirtieron brincando en inflables y participando en diversas estaciones de juegos animadas por el personal que laboró en la actividad, y en las que incluso tuvieron oportunidad de jugar con sus padres.

Algunos menores aprovecharon los terrenos del Jardín Botánico para estrenar de inmediato su regalo. Otros tomaron las cajas de cartón que había en algunos kioscos, y las utilizaron para deslizarse en una pequeña colina cerca de la tarima.

 En la carpa del Departamento de la Familia, había disponibles juguetes para niños con necesidades especiales. En la del Departamento de Transportación y Obras Públicas, se llevó a cabo un taller para que los menores pintaran, y en el del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, la Unidad de Vida Silvestre exhibió especies de animales exóticos para orientar a los niños sobre cómo amenazan las especies nativas, y también se regalaron árboles diversos.

“La actividad estuvo magnífica, bien organizada y con mucha variedad para los niños. La diferencia con otros años es del cielo a la tierra”, dijo Ismael Caballero, vecino de Guaynabo, a su salida.

Luis Hernández, de 17 años y vecino de Luquillo, dijo que se divirtió jugando baloncesto y bailando junto a sus hermanos.

Sin embargo, los cambios que la nueva administración implementó en la tradicional fiesta no complacieron a algunos, particularmente en lo que respecta a los regalos que se distribuyeron.

“Fatal”, afirmó Roberto Vega, quien junto a su familia criticó que solo hubiera disponibles bolas de distintos deportes.

“No es para entrar en lo político, pero los cuatro años pasados fueron mejores”, añadió.

Consciente de que el concepto que le dio a la fiesta no le agradaría a todos, García Padilla indicó que su gobierno busca impulsar una nueva visión en diferentes ámbitos, incluida la dinámica del Día de Reyes.

“Hay un cambio de actitudes que vamos a ir llevando al país poco a poco”, dijo el gobernador.

“Hay quien espera que la experiencia del Día de Reyes se limite a un regalo o un grupo de regalos. No, la experiencia del Día de Reyes es una experiencia de compartir en familia”, subrayó.

 La primera dama, quien junto al secretario de Estado designado, David Bernier, estuvo a cargo de planificar el evento, dijo que los gastos ascendieron a $730,000, aproximadamente, incluyendo las cuatro actividades alrededor de la Isla.

El año pasado, el costo de la fiesta del Día de Reyes de Fortaleza totalizó $752,000, según Pastrana.