Desespero en Aguas Buenas por la falta de luz

Por Libni Sanjurjo / [email protected] 09/16/2017 |00:00 a.m.
Jagüeyes, Sonadora y Cagüitas Centro son los sectores en los que más tardará en llegar la luz debido a los daños a la infraestructura de la AEE provocados por Irma. (Suministrada)  
La situación llevó al ejecutivo municipal a pedirle una reunión a los encargados de la Región de Caguas de la Autoridad de Energía Eléctrica.

El alcalde de Aguas Buenas, Javier García Pérez, informó que el 40 por ciento de la población del municipio ayer estaba sin el servicio de electricidad, lo que equivale a unos 2,400 abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). 


 La situación llevó al ejecutivo municipal a pedirle una reunión a los encargados de la Región de Caguas de la AEE, que atiende a su pueblo, ante la avalancha de reclamaciones que ha recibido de los vecinos de su pueblo.

Durante la reunión hablaron sobre el plan de trabajo de la AEE para atender las áreas sin servicio en el pueblo, donde el porcentaje de individuos por debajo del nivel de pobreza es 53.6 por ciento, según la Encuesta sobre la Comunidad de Puerto Rico 2011-2015. 

“Hay un reclamo diario de toda la ciudadanía. Están desesperados por recibir el servicio de luz. Y a la fuente que recurre para orientación de cómo van los trabajos es al municipio”, dijo García Pérez.

Indicó que los barrios Jagüeyes, Sonadora y Cagüitas Centro son las áreas donde más va a tardar en llegar la electricidad porque ocurrieron muchas averías de postes partidos y cables en el piso. El estimado es dos semanas adicionales a partir de ayer, dijo. 

Mencionó que este fin de semana las brigadas de la AEE continuarán labores en ambos sectores y que ayer estaban trabajando con los barrios Bayamoncito, Juan Acencio y Mula. 

En cuanto al agua, el ocho por ciento de la población del pueblo sigue sin el servicio, específicamente Jagüeyes y Sonadora.

Lo incluyen en declaración de desastre

Aguas Buenas es uno de los municipios agregados a la declaración presidencial federal de desastres, según una comunicación escrita de ayer enviada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares. 

La declaración de desastre “permite que se destinen fondos federales para completar el proceso de recuperación en estos municipios”, dijo el mandatario. 

Según el Alcalde, la electricidad colapsó en todo el pueblo el día del huracán y las vías de tránsito fueron obstruidas por la vegetación.

Asimismo informó que la próxima semana estarán repartiendo a unas 200 familias cajas de compras para suplir alimentos gracias a una ayuda obtenida a través de la Oficina de la Primera Dama.

 De hecho, el mayor reclamo de la ciudadanía en Aguas Buenas ha sido que “han tenido gastos onerosos en la compras de hogar porque se dañaron alimentos. Además, el gasto que tienen en combustible para generadores de electricidad”.

 Agregó que el material vegetativo está siendo colocado en un centro de acopio para luego disponer de este.

Regresa a la portada