Devastada la familia del militar muerto en Afganistán

Por Nydia Bauzá / nbauza@primerahora.com 04/11/2013 |
El soldado Wilbel Alexander Robles, natural de Humacao, falleció el pasado 6 de abril en la provincia de Zabul, Afganistán, a causa de un coche bomba.  (Facebook)  
Familiares y amigos lo describen como un joven humilde y comprometido.

Wilbel Alexander Robles Santa estaba loco por ver a su esposa Kimberly, a sus pequeños –de tres y dos añitos– y al resto de su familia. El soldado humacaeño, que estaba acantonado en Afganistán, esperaba con ilusión venir de vacaciones a Puerto Rico en junio, pero la muerte lo sorprendió en el lejano país en guerra.

Familiares y amigos lamentan su inesperada partida. El joven de 25 años de edad perdió la vida el pasado 6 de abril, como consecuencia de la explosión de un coche bomba cuyo objetivo era el vehículo en que viajaba por la provincia de Zabul, en Afganistán, junto a Christopher Ward, de Tenesí, y Delfín Santos, de California. Los tres soldados, que estaban asignados a la Tercera División de Infantería, en el fuerte Stewart de Georgia, murieron en Kandahar a causa de las heridas, según informó el Pentágono.

“Mi esposo cumplió con su promesa ante Dios, la jueza y todo testigo que estuvo en la boda... Hasta que la muerte nos separe. Te amaré por el resto de mis días Wilbel”, escribió la viuda en su página de Facebook.

El único hermano de Robles Santa, Wilberto, también militar, adscrito a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, llegó ayer en la tarde a la Isla. “Puedo decir tantas cosas de mi hermano que no terminaría. Éramos como dos mejores amigos. Para dondequiera que iba él iba yo”, dijo a Primera Hora el joven de 23 años de edad.

Indicó que, una vez llegue el cuerpo de Wilbel al país, el soldado será velado en Arecibo, pueblo natal de la viuda, y en Humacao. El sepelio será en el Cementerio Nacional para veteranos en Bayamón.

“Wilbel era tremenda persona, humilde, servicial y bien jocoso. Se daba a querer. Tenía un montón de amigos que han quedado consternados”, dijo Julio Carcaño, quien fue su maestro de artes marciales.

Robles Santa, un apasionado del taekwondo, estudió desde los 14 años en la academia de Carcaño, Extreme Tigers Taekwondo, en Humacao. “Estuvo como ocho años conmigo, hasta que decidió ingresar al Ejército”, sostuvo el instructor. “Esa decisión nos tomó por sorpresa. Me imagino que fue, como lo hacen muchos jóvenes, buscando un mejor porvenir para su familia”, indicó Carcaño. Sostuvo que el joven fue movilizado a Afganistán en octubre de 2012.

Dijo que la última comunicación que tuvo con el soldado fue hace dos meses. “Me dijo chateando en Facebook que estaba deseoso de terminar su contrato de cuatro años (con el Ejército) para dedicarse a su familia”, dijo Carcaño. Sobre Afganistán, “me dijo era un poco peligroso, que de vez en cuando salían a misiones y que siempre estaban en alerta”.

“Uno se siente como que no lo puede creer. Estaba empezando a vivir. Era bien dedicado a su familia. Estaba bien enfocado en lo que quería”, dijo el instructor, quien recordó que a mediados de 2000 Robles Santa representó a Puerto Rico en un campeonato mundial de taekwondo en Bulgaria. Añadió que llegó a ser su asistente en la academia.

La portavoz de Madres Contra la Guerra, Sonia Santiago, dijo que el 12 de octubre de 2013 se cumplen 12 años de la guerra de Afganistán. “Es la guerra más larga en la historia de Estados Unidos. Ya son 122 los muertos en la llamada ‘guerra contra el terrorismo’”, indicó la pacifista, quien además dijo que en el conflicto han fallecido unos 225,000 afganos.

Denunció, además, que cada día mueren más soldados por suicidio que en el escenario de guerra.

Tags

muerteAfganistánsoldados