Dieciséis refugiados en Vega Baja por las lluvias

11/14/2012 |08:25 a.m.
El director de la zona norte de AEMEAD, Ángel Pérez, explicó que el grupo está refugiado desde el lunes por la noche, cuando cayeron unas 10 pulgadas de lluvia en los municipios del norte.

Unas 16 personas se mantienen refugiadas en el Centro Comunal de la barriada Sadí, en Vega Baja, en espera de que bajen las aguas que mantienen inundadas sus residencias en las comunidades Ojo de Agua y Los Naranjos, en ese municipio.

El director de la zona norte de la Agencia Estatal de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD), Ángel Pérez, explicó que el grupo está refugiado desde el lunes por la noche, cuando cayeron unas 10 pulgadas de lluvia en los municipios del norte.

El funcionario explicó que entre los refugiados hay dos infantes, siete adultos y el resto son jóvenes desde cuatro años hasta adolescentes.

Según Pérez, los refugiados podrían comenzar a retornar a sus hogares hoy si no llueve y empieza a bajar el agua.

"Sus casas están inundadas. Están en el refugio porque no han podido trabajar la situación porque queda agua acumulada. Si no llueve hoy, y logramos verificar si se puede sacar lo que tienen dañado en las casas, pues volverán a las casas", explicó el funcionario.

Asimismo, agregó que en algunas viviendas hay que verificar el sistema eléctrico porque el agua se metió por los receptáculos.

Añadió que la inundación se debe, en parte, a la falta de un drenaje apropiado en el Caño Caribe, un cuerpo de agua cercano a las comunidades cercanas.

"(La zona del Caño Caribe) son sitios incómodos donde no se puede meter maquinaria, es mangle y hay un área protegida por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), donde tampoco se puede meter maquinaria y se hunde", explicó.

De igual forma, señaló que los propios residentes de la comunidad Ojo de Agua, donde se reportó la mayor cantidad de casas afectadas, le dijeron que hacía más de 30 años que no ocurría algo así.

En total, hasta ayer a las 7:00 p.m. las autoridades habían confirmado daños en 121 casas de la zona en las que casi todo lo que había en su interior se dañó. "Tenemos como 70 (casas) más que no se han podido verificar todavía y hay otros sectores donde no hemos podido entrar porque están demasiado llenos de agua", señaló.

"Si se lograra destapar el Caño en algun lado, podría bajar el agua en varios días porque hay mucha", reiteró Pérez.