Edgardito dormía “en la bañera”, dice su hermana en desgarrador testimonio

Por Mariana Cobián 03/19/2013 |
Con apenas ocho años de edad tuvo que sentarse a testificar contra su madre, imputada de dejar morir a Edgardo Edriel González, de cuatro años de edad, por desnutrición.
Luzdianne González Vázquez está imputada de dejar morir a su hijo Edgardo Edriel González, de cuatro años de edad, por desnutrición severa. (Archivo)  

Desgarrador.

Con apenas ocho años de edad, la hija mayor de Luzdianne González Vázquez tuvo que sentarse en la sala de un tribunal a testificar contra su madre, imputada de dejar morir a Edgardo Edriel González, de cuatro años de edad, por desnutrición severa.

La pequeña declaró en un salón aparte a través de circuito cerrado sobre la muerte de “Edgardito”, y luego pasó a la sala del juez Enrique Silva Avilés, del Tribunal de San Juan y fue sentada al lado de la asistente a víctimas y testigos.

Hasta ese momento, la niña estuvo tranquila. Pero de pronto, al mirar a su alrededor y ver a su madre, exclamó sorprendida: “¡Mamá!”, y rompió a llorar. La imputada tampoco pudo contener sus lágrimas.

En medio de la crisis, la fiscal Germain Báez apenas pudo pedirle que señalara cuál de las personas en sala era su madre y la pequeña, ahogada en llanto, la señaló. En ese momento, personal del Departamento de la Familia se la llevó rápidamente de la sala.

Se pasaba “en la calle”

Poco antes del encuentro en sala, la niña declaró, a preguntas de las fiscales Báez y Vanessa Méndez, que su madre no le daba de comer a ella ni a sus tres hermanos, que se pasaba “en la calle” y que Edgardito dormía en la bañera.

Con una servilleta en la mano secando sus lágrimas, la imputada, de 25 años, escuchaba a su hija declarar que su hermanito estaba “en el cielo”. Dijo que antes vivía con su mamá y su abuela y que, para ese entonces, Edgardito se veía “bien” y usaba una máquina de oxígeno.

Después vivió en una casa de dos cuartos en la barriada Las Monjas con su mamá, su padrastro y sus tres hermanos, y Edgardito estaba “flaquito” y ya no usaba la máquina.

Cuando la fiscal le preguntó dónde ella dormía, le dijo que con dos de sus hermanos en la cama que “olía a orín” porque los encerraban por la noche en el cuarto y no podían ir al baño.

Al preguntarle dónde dormía Edgardito, dijo: “En el baño”. Le preguntaron que dónde en el baño, y contestó: “En la bañera”.

La estudiante de segundo grado relató que su mamá guardaba droga en el clóset y que no cocinaba. Alegó que cuando ellos estaban en la casa ella estaba “en la calle”, por lo que ella era la que le daba comida a sus hermanos, que dijo comían “espagueti fríos”.

Destacó que Edgardito vomitaba cada vez que comía, pero cuando le preguntaron si los llevaban al doctor cuando se enfermaban, dijo que no.

La menor agregó que nadie le ayudaba hacer las asignaciones y que antes tenía “F” en las notas, pero que ahora vive en un hogar con sus hermanos y una tutora la ayuda, y ahora tiene “A”.

A preguntas de los abogados Carlos Rossy y Miriam Ortiz, de la Sociedad para la Asistencia Legal (SAL), dijo que Edgardito no podía caminar y que a veces iba con su mamá y su abuela al supermercado y le daban Pediasure.

Recordó que su mamá la llevó a ponerse “inyecciones” (vacunas), pero dijo que fue “cuando era más chiquita”. Destacó que “a veces” su mamá la llevaba a la escuela y reiteró que Edgardito no dormía en la cama.

Agregó que “a veces” sus abuelos le llevaban comida a ella y a sus hermanos.

Durante los recesos, la menor daba vueltas en la silla y jugaba con una bola, mientras la imputada –que está sumariada en la cárcel de Mujeres de Vega Alta– mantenía su mirada fija en la pantalla mirándola, y a veces tomaba notas o hacía garabatos en un papel.

Edgardo Edriel falleció el 20 de noviembre de 2011, al sufrir un fallo respiratorio en el Hospital Pediátrico. Aunque tenía cuatro años, parecía físicamente un bebé de año y medio y apenas pesaba 14 libras. La autopsia reveló que sufrió de desnutrición severa.

González Vázquez está imputada por asesinato en primer grado bajo la modalidad de maltrato de menores, y tres cargos por maltrato de menores.

La vista preliminar sigue hoy.