"Efraín Rivera vivió una vida y no un esquema"

Por Daileen Joan Rodríguez 09/18/2013 | 01:33 p.m.
El obispo de Mayagüez presidió la homilía en la Catedral de Mayagüez. (GFR Media/Olimpo Ramos)  
Despiden en Mayagüez al fenecido ex juez del Tribunal Supremo

Mayagüez. “Adiós, chamaco, nos veremos”. 

Con esas palabras se despidió el juez presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton, del ex juez asociado y mayagüezano, Efraín Rivera Pérez, luego de terminada la ceremonia de su sepelio en la Catedral de Mayagüez. 

Esa frase fue la última que recordó haber escuchado de los labios de Rivera Pérez, cuando intercambiaron palabras la semana pasada, recordó.

“Nos invade una profunda tristeza y la nostalgia que nos evoca los años que juntos compartimos”, expresó ayer el jurista al dirigirse a la familia.

“Su legado en el servicio público lo eleva a las mentes de muchos que le conocieron y de tantos que lo apreciaban. En la rama Judicial, particularmente en el Tribunal Supremo, donde hemos hecho una guardia de honor, lamentamos enormemente el fallecimiento de Efraín”, exclamó Hernández Denton, recordando los pasos que tuvo el jurista durante su carrera profesional y destacando otras cualidades de su plano personal.   

 
Funeral del juez Efraín Rivera

Despiden en Mayagüez al fenecido ex juez del Tribunal Supremo


Mariela Rivera Frontera, hija del ex juez, se mostró por momentos frágil y en ocasiones se le veía tranquila con una sonrisa que emanaba paz. Igual su madre, Mariluz Frontera, se mantuvo sumergida en el dolor por la triste e inesperada partida de su ex esposo.

El obispo de Mayagüez, monseñor Álvaro Corrada del Río, presidió la solemne homilía en ocasión del sepelio de Rivera Pérez, quien murió el domingo a consecuencia de un accidente con su motora Harley Davidson cuando  iba por la avenida Martínez Nadal  en Guaynabo.

“Efraín Rivera vivió una vida y no un esquema”, destacó Corrada del Río. “Ni su vida ni su muerte le quitaron el coraje”, afirmó el religioso.

Poco antes, una guardia en honor al fenecido ex juez asociado, reunió por primera vez en Mayagüez al cuerpo completo del Tribunal Supremo de Puerto Rico.

Hasta la Catedral Nuestra Señora de la Candelaria llegaron familiares, amigos y allegados para rendirle su último adiós a quien en resumen, han descrito como un jurista sencillo y comprometido con el pueblo.

El juez asociado del  Supremo, Luis Estrella, llegó acompañado de la jueza administradora de los Tribunales, Sonia Ivette Vélez.

“Tengo que agradecerle a él, en mi proceso a la aspiración al Supremo, porque siempre fue para mí un mentor”, dijo Estrella. "Fue muy consecuente en la aplicación del derecho como jurista", agregó.

La jueza administradora Vélez destacó la personalidad del ex juez “porque nunca perdió su alegría, algo que en un juez se distingue, porque no solo es el derecho, sino esa sensibilidad que nunca perdió”.

El secretario de Estado, David Bernier, participó en la primera ronda de guardia de honor, junto al secretario de Justicia, Luis Sánchez Betances; el alcalde de Mayagüez, José Guillermo Rodríguez; y el ex gobernador Carlos Romero Barceló.

El alcalde recordó al ex juez en su niñez, cuando siendo hijo de un comerciante en el barrio Salud, “ya mostraba amor por la gente y la justicia social”.