Encuentro íntimo con Mayra Elías

11/24/2012 |
El llanto quebró su voz al expresarse sobre el resto de su difícil recuperación.

En la intimidad de la habitación del frío hospital, que se ha convertido en su inesperada guarida durante las últimas semanas y, con un grito de clamor por justicia, recibió a principios de esta semana a Primera Hora Mayra Elías Díaz. La corredora que fue atropellada por un conductor negligente que se fue a la huida mientras entrenaba en el Viejo San Juan.

Sonriente, animada y con un gran espíritu de guerrera, encontramos a la atleta que, contra todo pronóstico médico, sobrevivió al trágico accidente que le cambió la vida aquella madrugada del 22 de septiembre cuando corría, como lo ha hecho por 16 años, cerca del parque Luis Muñoz Rivera.


Desde un cuarto donde impera el espíritu navideño –con decoración de luces y una pascua florida–, Mayra habló de todo un poco. Y aunque como ella misma dice está “aferrada a una inquebrantable fe”, lo cierto es que los últimos dos meses han sido la peor pesadilla de su vida y ha tenido sus días tristes. Muy tristes. Por eso exige que se haga justicia en el caso contra el joven que la atropelló (Luis G. D’Acosta) e instó al Gobierno a crear política pública más estricta para proteger a los corredores que entrenan en la calle.

“Lo que quiero es que se haga tanto justicia divina como justicia legal. Que se cree conciencia que lo que me ocurrió a mí le puede suceder a cualquiera... Me gustaría que el Gobierno tome acción sobre esto... Yo lo que buscaba era estar saludable toda mi vida y me pasó esto, lamentablemente. Busco que sean empáticos conmigo. Que se cree conciencia en todo el mundo de que se puede compartir la carretera. Que los conductores respeten a la gente que hace ejercicios en la calle”, dijo Mayra, quien tiene recuerdos muy vagos de lo que sucedió en aquella terrible escena.

“(Sé) que iba en contra del tránsito en el carril de la AMA porque si veía la guagua me muevo a la acera. Éramos tres... (suspira) y es un shock tanto para mí, que no puedo caminar en este momento, como para todos los corredores”, manifestó.

La palabra “shock” se queda corta para describir el giro inesperado que tuvo la vida de Mayra, quien es consciente de que el próximo mes comenzará otra gran batalla: empezar a caminar.

A consecuencia de los golpes recibidos, Mayra tuvo fracturas en dos de sus cervicales. Afortunadamente, su cordón espinal no sufrió lesiones mayores, pero la atleta quedó con problemas de movilidad en sus piernas.

Actualmente, se encuentra recibiendo terapias en el hospital Health South, de Centro Médico, pero en unas semanas se trasladará al Hospital Shepherd Center, en Atlanta, Georgia. Esta institución goza de un gran prestigio en el tratamiento médico de personas con lesiones en el cordón espinal.

Su voz se quebrantó un poco al recordar el vaivén de los últimos días y el reto de la nueva etapa que se avecina. En especial, por lo que suponen las épocas festivas de Navidad, una temporada que pasará lejos de su hogar, de su esposo Luis Javier Pérez y sus dos hijas Nicole y Patricia, de 15 y 18 años, respectivamente.

Al cuidado de ella estarán su papá y la esposa de este. El resto de la familia viajará mensualmente a visitarla. Entonces, al internalizar lo que viene, trató de contenerse, pero el llanto la dominó.

“Sí, he llorado muchísimo... Como le decía a ‘Javi’(su inseparable esposo), tengo sentimiento de que no sea en casa. De no irme de shopping para comprar los regalos de mis hijas... ¡La Navidad! Pero estoy viva y si estoy viva es porque Dios tiene un propósito conmigo. Y yo sé que el propósito es hacer conciencia a todo el mundo. Y yo lo voy a hacer tan pronto pueda. Lo voy a hacer, pero me duele...”, dijo mientras era consolada por un tierno abrazo de su esposo.

Tras un suspiro y el cariño recibido, Mayra recuperó de nuevo el ánimo y volvió a sonreír.

“Me río a medias. Pero desde el martes me voy a reír más rápido”, dijo en referencia a que esta semana le realizarán una intervención estética en su dentadura, una de las partes de su físico que también sufrió lesiones.

Antes de partir, Mayra quiere enviarles un mensaje a todas las personas que le han mostrado apoyo y solidaridad, incluyendo a decenas de desconocidos que, incluso, le envían mensajes de aliento con su esposo.

Entre las decoraciones en el cuarto del hospital, esta mostró medallas de varios atletas desconocidos que le han dedicado maratones y carreras en las que han participado.

De hecho, el 15 de diciembre se llevará a cabo la carrera A Runner’s Love para recaudar fondos para la recuperación de Mayra. Las personas interesados pueden acceder a www.allsportcentral.com.

Tags

Mayra Elías