Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

En los campos de Bayamón la vida sin luz también duele

Por Primerahora.com 03/07/2018 |12:52 p.m.
“Ha sido una experiencia fuerte, pero Dios nos tiene de pies”, dijo Sonia López, esposa y cuidadora de Héctor Vargas.  
Los residentes de Bayamón se han unido a la Coalición Amigos del Campo y realizarán una manifestación pacífica frente a las instalaciones de la AEE.

Un calvario es lo que viven residentes de los campos de Bayamón, luego de más de seis meses sin energía eléctrica debido al paso del huracán Irma. 

Uno de estos casos es el de Héctor Vargas, quien sufre de distrofia muscular progresiva, y depende las 24 horas del día de maquinarias para su oxigenación y alimentación. Vargas, quien es residente del sector Cruz Anastacio de Bayamón, ve desde su cama cómo, luego de medio año, su familia y comunidad continúan luchando para mantenerlo vivo. 

Para Héctor, la falta de energía eléctrica desde el paso del huracán Irma, y la dependencia a las máquinas para su supervivencia, obliga a su familia a mantener gastos mensuales de alrededor de $1,800 de gasolina y mantenimiento. 

“Mi esposo está encamado y depende de las máquinas todo el tiempo, y por eso necesitamos dos plantas eléctricas siempre encendidas que le permitan respirar y vivir”, comentó su esposa Sonia López en declaraciones escritas. 

La familia ha podido sobrellevar los gastos de pañales, alimentos, y gasolina gracias al ingreso del Seguro Social, y a la ayuda de familiares y miembros de su iglesia,  quienes también han tenido pérdidas y sufren por la falta de energía. Sonia, quien es paciente de lupus, explicó que la familia ya ha comprado cuatro generadores eléctricos, pues los primeros dos sufrieron daños debido al tiempo encendido. “Ha sido una experiencia fuerte, pero Dios nos tiene de pies” agregó López en el comunicado. 

Otra de las historias que ejemplifican lo que viven miles es la de Ignacio Ortega Reyes, de 56 años, quien sufrió un accidente cerebro vascular y perdió movilidad en los brazos y piernas.

Desde entonces su esposa Adelaida se ha convertido en su cuidadora. Ignacio, quien vive en el sector Jurutungo en Bayamón sufrió el ver cómo el huracán María destruía parte de su hogar y como ese mismo fenómeno atmosférico no les permite volver a la normalidad luego de seis meses. 

Adelaida se dedica al cuido y a la rehabilitación Ignacio, así como de la madre, doña Emérita de 80 años, quien por problemas con la diabetes sufre de úlceras en las piernas, situación que se complica por la falta de energía y agua. “Lo más difícil son los gastos de gasolina para el generador eléctrico, y la movilización de mi esposo que se complica por la falta de luz”, comentó Adelaida Mulero Serrano. 

Los residentes de Bayamón se han unido a la Coalición Amigos del Campo y realizarán el 13 de marzo a las 11:00 a.m., una manifestación pacífica frente a las instalaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica de Bayamón con el propósito de exigir energía para las comunidades y las familias que tanto sufren. 

Regresa a la portada

Tags

BayamónHuracán María