Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

En mal estado la Isla para afrontar huracanes

Por Agencia EFE 06/06/2016 |04:24 p.m.
(Archivo)  
Empleados de la AEE denuncian que la agencia no está preparada para la temporada de huracanes.

San Juan.- La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) de Puerto Rico denunció hoy que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que está en quiebra y negocia con sus acreedores una reestructuración de la deuda, no está preparada para afrontar la temporada de huracanes que acaba de comenzar.

"La Autoridad está en el peor momento de toda su historia para enfrentar un fenómeno atmosférico", afirmó hoy en rueda de prensa el presidente de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo, en la sede de ese sindicato en la capital puertorriqueña.

Jaramillo culpó expresamente a la gerencia de la AEE -dirigida por Javier Quintana Méndez- y a Lisa Donahue, la analista estadounidense contratada por el Gobierno de Puerto Rico para encabezar el proceso de reestructuración de la compañía eléctrica.

Durante las últimas semanas en varias zonas del norte de Puerto Rico se han producido intensas tormentas que han provocado apagones eléctricos en diferentes poblaciones.

La Utier advierte que si los apagones, relativamente frecuentes en la isla, se intensifican a causa de las tormentas, es difícil creer que el servicio eléctrico vaya a estar garantizado si Puerto Rico se ve azotada por un huracán.

"He recibido notificaciones de postes que están a punto de caer encima de algunas casas. ¿A qué esperamos? ¿A que llegue una tormenta y finalmente les caigan encima?", indicó el líder obrero.

Jaramillo mencionó que desde que Donahue llegó a la AEE para negociar la deuda de la empresa, la gerencia de la compañía ha mudado almacenes de postes de electricidad e instrumentos de trabajos para los trabajadores en San Juan a la central termoeléctrica de Cataño, municipio vecino de la capital, lo que ha afectado a las labores de mantenimiento.

"Donahue ha dicho que durante su presencia, la AEE se ha ahorrado 300 millones de dólares, pero porqué entonces la electricidad está mucha más cara que antes y el servicio se está interrumpiendo más a menudo", expuso Jaramillo.

El Gobierno de Puerto Rico, asfixiado por una deuda de unos 72,000 millones de dólares y con una crisis fiscal que asegura le impide seguir pagándola, incurrió el pasado 1 de mayo en su primer impago masivo de deuda y llevó al gobernador a aprobar una moratoria unilateral en los pagos.

El próximo 1 de julio llegarán nuevos vencimientos, por un valor cercano a los 2,000 millones de dólares, de los que 700 millones correspondientes con Obligaciones Generales, un tipo de bono cuyo pago está garantizado por la Constitución de Puerto Rico y que por lo tanto su pago debería ser una prioridad por encima de cualquier otro gasto público.

No obstante, el pasado 1 de mayo la AEE colocó entre sus actuales acreedores un total de 55 millones de dólares en nuevos bonos a través de un acuerdo para reestructurar su deuda.

"La AEE está funcionando como una empresa privada. He escuchado que si pasa a manos privadas, el servicio no se va a afectar, pero pasará lo mismo", aseguró Jaramillo, quien apuntó que hace menos de una década la empresa contaba con alrededor de 1,200 celadores de línea eléctrica, mientras que ahora sólo quedan 500.

"Claro que vivimos en una crisis, pero la crisis no la debe seguir pagando el pueblo y no debe seguir afectando a los trabajadores", añadió Jaramillo, quien dijo además que mensualmente entre dos y tres empleados de la AEE renuncian a sus puestos de trabajo para irse a trabajar a alguna otra compañía de electricidad en EE.UU.

Ante la escasez de trabajadores de la AEE y el reciente inicio de la temporada de huracanes (que oficialmente se prolonga hasta noviembre), Jaramillo rogó a la ciudadanía que tenga "paciencia y tolerancia" por si el servicio eléctrico se demora más de lo normal en restablecerse cuando haya fallos.

La temporada de huracanes en el Atlántico arrancó el día 1 de junio y se refiere al periodo en el que históricamente se forman más huracanes en este océano. Generalmente se originan en la costa oeste de África y se mueven hacia el Caribe, con lo que Puerto Rico se encuentra en la "autopista" por la que circulan estos ciclones.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) prevé la formación de entre 10 y 16 tormentas tropicales durante esta temporada. De todas ellas, entre 4 y 8 podrían llegar a convertirse en huracanes. 

Regresa a la portada