Entre sollozos sepultan a Veridiana

Por Gerardo G. Otero Ríos / gerardo.otero@primerahora.com 09/28/2013 |
la mujer tenía cuatro hijos y provenía de una extensa familia. Antes de fallecer se preparaba para emprender una nueva vida en Estados Unidos. (Para Primera Hora / Nelson Reyes Faría)  
Los hijos y hermanos de la mujer asesinada en Lares confían en que se fijen responsabilidades.

Lares. El llanto inocente de un bebé que hace poco había llegado al mundo contrastaba con las lágrimas de sufrimiento que empañaban las miradas de aquellos que conocieron a Veridiana López López.

El cementerio municipal de Lares recibió ayer a los familiares y amigos de López López que llegaron hasta allí para darle el último adiós a la mujer que fue asesinada la semana pasada en circunstancias que, al día de hoy, permanecen cubiertas por un manto de misterio.

Junto al féretro se encontraban los hijos y algunos hermanos de la víctima, que era miembro de una extensa familia.

Apoyando sus manos del ataúd, Ramón Hernández López, uno de los cuatro hijos de la mujer, destacó, entre lágrimas, las cualidades de su señora madre.

“Para los que no conocían a mi mamá, sepan que ella era una mujer trabajadora, nos enseñó lo mejor... trabajó duro por todos sus hijos. Ahora se fue con Dios a cuidarnos desde el cielo”, manifestó el joven, que viajó desde los Estados Unidos.

“Te quiero, te amo mucho... te veremos luego, mami”, dijo, antes de alejarse del féretro.

Por otro lado, Manuel López López, hermano de la víctima, manifestó que, aferrado a su fe, confía en que se hará justicia. “Si aquí en la tierra no se hace justicia, yo confío en que Dios hará justicia. Esto fue un suceso muy lamentable y rodeado de incertidumbre, pero, si hay alguien que nos puede sacar de esas dudas, es el Rey celestial”, expresó sobre la investigación en curso para descubrir quién o quienes fueron los responsables de la muerte de su hermana.

La mujer de 57 años fue reportada desaparecida el miércoles de la semana pasada. Durante dos días se llevó a cabo una intensa búsqueda hasta que, finalmente, su cuerpo fue hallado parcialmente sepultado en una finca de Lares.

El día de su desaparición, Veridiana se encontraba en proceso de completar los trámites de la venta de una guagua, como parte de sus planes de reunir el dinero suficiente para poder mudarse a los Estados Unidos en busca de una mejor vida.

Tags

Laresentierro