Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Estudiantes de la UPR desalojan entre lágrimas la Torre del Norte

Por Keishla M. Carbó Otero 06/15/2018 |01:51 p.m.
Inicialmente, los alumnos tenían hasta las 10:00 a.m. para desocupar la vivienda. ([email protected])  
Solo un ascensor operaba durante la mudanza de los cientos de residentes.

Entre llantos y lágrimas los universitarios residentes de la Torre del Norte del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) desalojaron hoy el edificio como parte del controversial cierre de la vivienda.

Los estudiantes tenían hasta las 10:00 de esta mañana para recoger sus pertenencias. Solo un ascensor operaba durante la mudanza

“Luego de reuniones infructuosas, los residentes tuvieron hasta las 10:00 de la mañana (para irse), sin embargo, por negligencia de la administración, solamente un ascensor estaba funcionando, y es más complicado hacer la mudanza (…) Por orden de seguridad privada de la universidad, le dieron la orden a la administración de que tenía que cerrar la puerta principal, dejando encerrados a muchos estudiantes tanto adentro del edificio, y gente que todavía tenía sus pertenencias dentro del edificio y afuera no podían acceder”, explicó Marielis Méndez, quien forma parte del cuerpo de residentes, en entrevista telefónica con Primera Hora.

“La administración tuvo que intervenir porque no pueden cerrar, todavía están sacando cosas, imposible, no puedes dejar gente aquí dentro, es un atropello a la dignidad, a la seguridad, y fue una cosa bien fuerte”, apuntó.

Méndez también describió la desgarradora escena que se vivió en el lugar donde residían 381 alumnos.

“Algunos residentes, incluso sus padres, cayeron en crisis, había gente llorando, temblando, y fue bien fuerte ese momento. Aquí hay gente que lamentablemente todavía tienen sus paquetes porque a dónde los van a llevar si están en la calle literalmente”, relató.

Ocho casetas fueron montadas en las afueras de la Torre del Norte “en defensa de la residencia”, indicó Méndez. Alrededor de 20 personas pernoctarán en ellas “porque no tienen para donde ir”.

El pasado mes se informó que el plazo para desocupar el hospedaje culminaba este sábado, 16 de junio.

Anuncian estipendio para exresidentes

El rector interino del recinto, Luis A. Ferrao Delgado, informó esta tarde que se otorgará un estipendio de vivienda, hasta por un máximo de 11 meses, a los alumnos que solicitaron residencia para el próximo mes de agosto y que quedaron en la lista de espera por falta de espacio en la residencia Resi Campus.

En un comunicado, Ferrao Delgado expresó que el beneficio comenzará luego de que termine el proceso de verificación de estatus de todos los solicitantes, y que solo aplica a los que reclamaron entre el 1 de abril y el 31 de mayo de 2018, y que cumplieron con los requisitos establecidos en el Reglamento de Vivienda del recinto.

“Estos estudiantes recibirán un estipendio de $1,650, pagaderos en dos plazos, uno en agosto de 2018 y otro en enero de 2019. Este apoyo les ayudará a sufragar los gastos de alquiler en alguna vivienda privada de su propia selección en los alrededores del recinto. Esta es una iniciativa que se alinea con el compromiso supremo de apoyar en todo lo posible a la comunidad estudiantil”, dijo el funcionario.

Añadió que “de los 375 estudiantes cuyos contratos de arrendamiento en Torre del Norte expiran hoy, 15 de junio, 61 son candidatos a graduación, 40 manifestaron no tener una necesidad apremiante de una residencia alterna, 30 solicitaron en la Residencia de Plaza Universitaria y 157 solicitaron en Resi Campus”. 

Ferrao Delgado expuso que 87 residentes no sometieron solicitud alguna.

“Los canales de diálogo y negociación con el Concilio de Residentes de Torre del Norte han estado abiertos en todo momento y así lo demuestran las cuatro reuniones que hemos sostenido hasta ahora para conversar, no solo sobre la necesidad de realizar una remodelación integral de Torre del Norte debido a los graves riesgos que las condiciones de la estructura plantean para la salud y seguridad de los estudiantes, según estudios que revelan, entre otros peligros, los planteados por varillas expuestas, la falta de escapes adecuados en caso de incendio, la existencia de asbesto, sistemas de cableado eléctrico y de plomería seriamente deteriorados y en incumplimiento con los códigos actuales, así como en violación con lo provisto por la Ley para Personas con Discapacidades, sino también para orientar a los estudiantes sobre alternativas de hospedaje”, reiteró Ferrao Delgado.

Por último, el rector sostuvo que el Centro de Acción Urbana Comunitaria y Empresarial (CAUCE), adscrito a la rectoría, servirá de enlace y centro de orientación para canalizar la necesidad de vivienda de estos estudiantes hacia inmuebles localizados en el casco urbano de Río Piedras. Para comunicarse con CAUCE puede llamar al (787) 282-7775.

Regresa a la portada