Familia no recibió querellas de maltrato por venta del madrugador

11/23/2012 |09:45 a.m.
“Hasta el momento, no han llegado referido, lo que es penoso”, señaló Audry Ortiz, supervisora en trabajo social y coordinadora de la Unidad de Rápida Respuesta del Departamento de la Familia.

Pese a que se registraron incidentes con menores en las filas de la venta del madrugador, el Departamento de la Familia no ha recibido ni investiga ningún referido de maltrato relacionado a la algarabía de estos especiales navideños.

“Hasta el momento, no han llegado referido, lo que es penoso”, señaló Audry Ortiz, supervisora en trabajo social y coordinadora de la Unidad de Rápida Respuesta del Departamento de la Familia.

Según reportaron El Nuevo Día y Primera Hora, en Walmart de Bayamón ocurrieron dos incidentes en el que los padres antepusieron la seguridad de sus niños menores por alcanzar algún ahorro.

 Específicamente, José Cruz, uno de los paramédicos que se encontraba en la tienda, contó que se le acercó a una pareja que tenía a un niño de 15 días de nacido para advertirle sobre el peligro que representaba el ambiente de tumulto que se registraba en la fila para el pequeño. Incluso, les indicó que estaban incurriendo en maltrato. No obstante, los padres permanecieron en la fila.

En la misma tienda se dio el caso de una niña de 7 años que se enfermó con fiebre. Cruz indicó que se le ofreció a los padres transportación para el hospital, pero los mismos se rehusaron y pidieron unas toallas con alcohol.

Ortiz indicó que ambos casos “claramente exponen y presentan una negligencia en supervisión hacia menores de edad. Cuando un menor de edad que tenga edad vulnerable, que no está en ambiente seguro y está con un adulto responsable (por el menor), el Departamento de la Familia interviene. De incurrir en un acto, se fundamenta el caso por supervisión, pues se está anteponiendo la seguridad de los menores”.

La funcionaria dijo que el paramédico hizo bien en llamarle la atención a los padres. Sin embargo, se lamentó en que nadie llamara a la Línea de Emergencia del Departamento de la Familia a reportarlo.

“No importa la persona que notifique la alegación de maltrato, un ciudadano común, agente de ley y orden, el paramédico, cada puertorriqueño tiene la responsabilidad de tan pronto tiene conocimiento de una circunstancia así, llamar a la línea de maltrato para que el Departamento de la Familia advenga en conocimiento y podamos intervenir. Si no, se queda en yo lo vi y orienté”, precisó.

Pese a que recavó la colaboración ciudadana, Ortiz indicó que personal de la Unidad de Respuesta Rápida ha dado rondas en los centros comerciales para orientar a los padres. Dijo que estos estaban prestos a intervenir si hubiesen visto alguna circunstancia. No obstante, comentó que no se registraron incidentes.

“Nosotros instamos a estos padres, familia, ciudadanos, que si van a participar a eventos como estos, que van a estar largas horas en altas hora de la madrugada en fila, que no lleven a menores de edad. Ellos no tienen esa resistencia de estar largo tiempo en una fila”, precisó.

Comentó que el padre que sea referido a la agencia se expone a una investigación por parte de trabajadores sociales. Señaló que, si el caso es extremo, la agencia tiene la potestad de acudir a los Tribunales a solicitar la custodia.

De conocer algún incidente que pueda representar maltrato de menores, puede notificarlo a la línea de emergencia de Familia, al (787) 749-1333 o 1 (800) 981-8333.