Familiares de "Pipen" resaltan lo unidos que siempre fueron-VÍDEO

Por Jayson Vazquez Torres / jvazquez@primerahora.com 06/06/2013 |
George William Toledo acompaña el cuerpo de su hermano menor tras ser hallado en la madrugada de ayer.  (jose.madera@gfrmedia.com)  
El cuerpo del menor llegó a la orilla de Playa Azul en la madrugada de ayer.

El adolescente George Phillip Toledo Ortiz, mejor conocido como “Pipen”, admiraba tanto a su papá, Jorge Toledo Vélez, que quería ser rescatista como él.

Dondequiera que Jorge iba, Pipen lo seguía para hacer lo mismo que él.

El lunes, ambos fallecieron ahogados en Playa Azul, en Luquillo, luego que fueran arrastrados mar adentro por una corriente de resaca.

No fue hasta la madrugada de ayer que el mar devolvió el cuerpo de Pipen.

“Pipen era un chico callado, un chico buen compañero. Tenía muchas amistades en la escuela y siempre estaba disponible para todo. Nunca decía que no”, dijo su hermano mayor, George William (“Willie”), sobre el penúltimo de los cinco hijos de Jorge.

“Mi papá hizo una organización, un grupo para asistir en casos de emergencias al Gobierno de Puerto Rico, cuasi militar, en la cual él pertenecía y ayudaba mucho”, continuó explicando Willie al mediodía de ayer luego que en la mañana le tocara la difícil tarea de identificar el cuerpo del menor de 16 años en la playa.

“Era voluntario en Manejo de Emergencias en Fajardo. Quería ser como mi papá y siempre estaba con papi para todo”, aseguró.

“Papi fue coordinador de rescate desde la zona de Carolina y siempre estábamos con papá”, añadió sobre su padre, a quien considera un héroe. Todos los hijos siguieron los pasos de Jorge, y dos de ellos son en la actualidad paramédicos.

“Pipen no quería ser paramédico, pero sí quería llegar hasta donde llegó su papá. Le gustaba el rescate, ese nene estaba enfiebrao con el rescate. Él sentía que salvar una vida era sacar un provecho de algo”, añadió.

 
Hermanos de George Phillip intentan sobrellevar la tragedia

Aunque pertenece a una familia de rescatistas y paramédicos, George William Toledo Quiñones no estaba preparado para enfrentar el mar de emociones que lo embargaron tras recuperar hoy el cuerpo de uno de sus hermanos en una playa de Luquillo.


Mientras iban llegando familiares a la casa de la hermana mayor de Pipen, Megan Lee, en el barrio Mata de Plátano, en Luquillo, Willie se preparaba para los arreglos fúnebres, que serían en la Funeraria Franky en Río Grande.

“Mi hermano para mí era más que mi hermano, era mi hijo, porque él bebecito, mi mamá faltó y entonces ese nene lo crié yo con mi papá hasta ahora”, dijo, por su parte, Megan Lee.

“Era mi tesoro”, añadió.

“Yo era su mamá, iba a la escuela a chequear las notas, lo ayudaba, era todo”, continuó diciendo la hermana.

“Nunca he escuchado a nadie que me dijera: ‘Ese nene es un malcriao, ese nene me faltó el respeto’. Ese nene, si tenía que ayudarte, te ayudaba; si tenía que darte la mano, te la daba”, recalcó Willie sobre su hermano.

“Yo tenía diferencias con mi papá en las que él intervenía y me decía: ‘Papá, esto’ y llegábamos a un acuerdo”, apuntó.

El rescatista Toledo Vélez murió ahogado el lunes, cuando se lanzó a salvar a sus hijos George Justin Toledo, de 14 años, y George Phillip Toledo, de 17. En su lucha contra el fuerte oleaje, el experimentado rescatista logró salvar a George Justin, pero él y George Phillip fueron arrastrados por la marea en la peligrosa playa, que no es recomendada para bañistas. El cuerpo del padre fue rescatado el mismo día.

Tags

Luquilloahogado