Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Habla militar boricua que participó en arrestos en Vieques

Por Maritza Díaz Alcaide / [email protected] 04/27/2013 |00:01 a.m.
Diez años después, Raymond Oquendo quiere que se sepa que él y otros boricuas del “otro lado” de la verja” también se solidarizaron con la lucha pacífica viequense.
“Estuve en Guantánamo con los talibanes, pero lo más difícil ha sido Vieques, me dolió más”, asegura Oquendo. (Suministrada)  

“Mi corazón estaba con ellos. Le envío un beso al pueblo de Vieques… de verdad. Si en algún momento les falté, que me disculpen”.

Reymond Oquendo quiso transmitirles ese mensaje a los viequenses por medio de Primera Hora por qué nunca antes había podido expresar públicamente ese sentimiento, el sentimiento de un miembro del Navy que participó activamente en las tareas de control y arresto de los desobedientes civiles que procuraban la salida de la Marina de la Isla Nena.

Diez años después, Oquendo quiere que se sepa que él y otros boricuas del “otro lado” de la verja” también se solidarizaron con la lucha pacífica viequense.

Oquendo tuvo un rol importante en el proceso. Él era el enlace entre la Policía de Puerto Rico y la policía militar. También laboró con el entrenamiento de los guardias  de seguridad de Camp García, entre ellos David Sanes, muerto el 19 de abril de 1999 a causa de un bombazo.

De ese día, Oquendo recuerda que en primera instancia se desconocía de la gravedad del incidente, que en Roosevelt Roads no estaban preparados para el “revolú” y que los aviones que participaban de las maniobras aterrizaron de inmediato en la base de Ceiba, donde él estaba estacionado.

“El piloto (del avión que ocasionó el accidente) se jalaba los pelos… le tuvieron que buscar ayuda psicológica rápido”, le contaron.

Oquedo afirmó que se trataba de un miembro del Marine Corps, no del Navy.

“Había muchos boricuas como yo, nacidos y criados en Puerto Rico, que estábamos sirviendo en la Marina. Créame que a muchos de nosotros nos dolía ver el sufrimiento del pueblo de Vieques, una isla bellísima de la que tengo bellos recuerdos”, dijo Oquendo, quien relató que, “para evitar abusos de parte de los gringos”, él prefería que lo enviaran a arrestar a los desobedientes.

“Nosotros tratábamos de que no abusaran mucho… A veces venían gringos bien jaquetones, que no entendían la realidad de lo que estaba pasando. Les decíamos: ‘Ellos (los desobedientes) también son ciudadanos americanos’”.

“Nunca fue fácil”,  confesó Oquendo, quien ahora se desempeña como alguacil del estado de Pensilvania.

De Roosevelt Roads se marchó nada menos que a la cárcel de Guantánamo,  antes de que la Marina se fuera de la Isla Nena.  De acuerdo con Oquendo, Vieques fue emocionalmente “más fuerte” que bregar con “los talibanes”.

¿Llegó el momento en que usted también quería que la Marina se marchara de Vieques?

Como puertorriqueño, puertorriqueño, absolutamente que sí, por lo menos que dejaran de disparar...

 
intérpretes de la lucha en vieques
1/17
cor

Ángel “Cheché” Ayala. Transportó desobedientes civiles, alimentos y provisiones. “Me dijo: ‘Tú estás loco, la mar está bien brava’. Y yo le contesté: ‘Rubén, locos están ustedes que se quedaron aquí adentro con este temporal” (Dennis Rivera)

Aníbal Santiago, policía retirado, sector Resolución. Ha recibido 18 radioterapias tras ser diagnosticado con cáncer en el nervio óptico izquierdo en 2004. “Aquí los casos de cáncer son una cosa sobrenatural con la contaminación” (Dennis Rivera)

Asunción Rivera, enfermera escolar, Monte Santo. Miembro de la Alianza de Mujeres Viequenses y de grupos que laboran contra el cáncer, tras la muerte de su padre y hermana. “En Vieques ya comprobamos que el cáncer está en todas partes" (Dennis Rivera)

Carlos “Prieto” Ventura, líder de los pescadores, El Destino. Pieza clave en la entrada de desobedientes civiles a terrenos restringidos. “Cumplí con un deseo que tuvieron nuestros padres y abuelos de que se hiciera justicia” (Dennis Rivera)

Carlos Zenón, pescador, líder de lucha. Arrestado en tres ocasiones desde 1979; fue encarcelado junto a su hijo Yabureibo, en 2002. “El mundo tiene conocimiento de que hay una isla atropellada por el Navy que se llama Vieques (Dennis Rivera)

Corporina Sanes Rodríguez, ama de casa - 69 años del barrio Florida. Hermana de David Sanes Rodríguez. “David era un buen hermano, esposo y compañero de trabajo; eso fue horrible para mí. Él no sufrió, murió instantáneamente” (Dennis Rivera)

Dámaso Serrano, ex alcalde de Vieques - 65 años del barrio Florida. Desobediente civil arrestado Cumplió cuatro meses de cárcel. “Se ganó, la Marina salió de Vieques. Es el logro más importante en 500 años de historia militar en Puerto Rico” (Dennis River

Isabel Leguillou, maestra retirada - 65 años del sector El Destino. Ha recibido 18 quimioterapias y 33 radioterapias tras ser diagnosticada con cáncer del seno en 2009. “No me importa lo que digan, mi cáncer es por ellos” (Dennis Rivera)

Ismael Guadalupe, maestro retirado, sector Santa María. Arrestado en cuatro ocasiones por entrar a terrenos restringidos y ha cumplido tres condenas desde 1979. “Mi único pecado ha sido pararme en la tierra en que nací” (Dennis Rivera)

Ivis Raquel Cintrón, maestra retirada, Bravos de Boston. Miembro de la Alianza de Mujeres Viequenses y madre de un desobediente civil. “La lucha hay que retomarla por el futuro de la isla, por mis hijas, por mis nietos” (Dennis Rivera)

Julio Rosa, capitán de la ATM. En La Garata, transportó a Rubén Berríos, Jesse Jackson, Luis Gutiérrez, Sila Calderón y Lolita Lebrón, entre muchos otros. “Sentí mucho orgullo de lo que estábamos haciendo por mi pueblo" (Dennis Rivera)

María Josefina Gutiérrez, ama de casa, La Esperanza. Esposa de un sobreviviente de cáncer, estuvo en demostraciones como parte de la Alianza de Mujeres Viequenses. “De Punta Arenas a Salinas, un solo Vieques sin Marina” (Dennis Rivera)

Mercedes Pérez Castro, maestra y comerciante. Ofreció acompañamiento musical en las protestas, junto con su esposo, frente a los portones del Campamento García. Miembro de la Alianza de Mujeres Viequenses. “¡Marina fuera!" (Dennis Rivera)

Norma Torres Sanes, maestra retirada. Prima de David Sanes, fundadora del grupo Las 31. Diagnosticada con cáncer del seno en 2003, ha recibido 47 terapias. “¡Se niegan, se niegan, se niegan a aceptar que ellos son los culpables!” (Dennis Rivera)

Pablo Delerme, ex contratista de la Marina - 75 años del sector La Esperanza. Ha recibido 41 radioterapias tras ser diagnosticado con cáncer en la próstata en 2009. “Yo no quería compensación, yo lo que quería era salud” (Dennis Rivera)

Robert Rabin, director del museo del ICP. Diagnosticado con cáncer gastrointestinal en 2012, fue miembro del Comité Pro Rescate y Desarrollo de Vieques. “La Marina no tenía arma alguna en su arsenal contra el amor del pueblo" (Dennis Rivera)

Saidi Torres, enfermera retirada - 59 años, Pozo Prieto. Fue parte de la Alianza de Mujeres Viequenses y voluntaria de Relevo por la vida. Su madre y su hija murieron víctimas de cáncer. “Trabajo por mis nietos y el futuro de mi isla” (Dennis Rivera)